PEDERNALES (La Hora).- Un decreto presidencial que busca reordenar al sector camaronero convocó ayer a unos 600 representantes y trabajadores de ese sector a una reunión con autoridades en Pedernales. La preocupación estuvo visible en todo el encuentro.

 

En la explanada municipal se mostró la inconformidad por el Decreto 1391 emitido el pasado día 15 por el presidente Rafael Correa. Los reclamos los escucharon el subsecretario de Acuacultura, Guido Copiano, junto a otras autoridades.

En representación del sector camaronero estuvo Amílcar Ambrolli, quien es presidente de la Cooperativa de Camaroneros del Norte de Manabí. También acudieron representantes de Bahía de Caráquez, Muisne, Jama, Cojimíes, Chamanga, y otras localidades.

Ambrolli expuso que la actividad camaronera se desarrolla en el país desde hace unos 30 años y que ha crecido de manera desordenada y sin apoyo de ninguna autoridad.
 

Dijo que en este escenario la realidad de Pedernales y del resto del norte manabita ha sido más dura aún, debido a que se está lejos de los tradicionales polos de desarrollo y por tanto no se han contado con vías de acceso, sistema de comunicación y otros elementos indispensables para el desarrollo.

Oswin Crespo Mera, productor de la zona y analista del sector, comentó que la economía de Pedernales depende en un 90 por ciento de la actividad que producen las 14 mil hectáreas de camaroneras del cantón.

Según estadísticas el Producto Interno Bruto (PIB) de Pedernales se vería reducido aproximadamente a 7 millones de dólares en el caso de afectarse la actividad camaronera.
Esto incidiría en una disminución del nivel de crecimiento y desarrollo de la población y afectaría gravemente con la pérdida directa de plazas de trabajo para más de 2 mil familias.

Por su parte Guido Coppiano, subsecretario de Acuacultura, aseguro que la decisión presidencial no le va quitar tierras a nadie sino que se busca poner orden en el sector y contribuir con la preservación ambiental.

Además dijo que con la implementación de controles y el sinceramiento de la actividad, se busca estimular al sector camaronero.

Obligaciones Decreto

- Entre otras regulaciones a los concesionarios que operen en tierras más allá de lo que se ha concedido, a los que ocupen playas y bahías sin permiso y a otros, se los obliga a:

- Reforestar en caso de que hayan talado el manglar. La reforestación se hará en porcentaje de acuerdo al área eliminada. El más alto es 30 por ciento para quienes hayan eliminado entre 51 y 250 hectáreas.

- Se dan en 90 días para que ante la Subsecretaría de Acuacultura se solicite la regularización de las zonas de playas y bahías ocupadas ilegalmente. Si no hay reforestación se pierde este derecho.

- En el caso de que no haya una regularización se declarará terminada la concesión y se ordenará el desalojo de las tierras ocupadas.

- Se dispone al INDA que declare la nulidad de las adjudicaciones realizadas por ese organismo  en zonas de playa y bahías, de acuerdo a lo establecido por la Dirección General de la Marina Mercante (Digmer) y el Clirsen.

Fuente: http://www.lahora.com.ec