MÉXICO DF (Milenio).- El vicepresidente de la Sociedad Mexicana de Biotecnología y Bioingeniería, Alfredo Martínez, anunció la realización de estudios para aprovechar las microalgas oleaginosas de la Península de Yucatán en la producción de biocombustibles.

 

Destacó el compromiso de los científicos mexicanos por el desarrollo y aprovechamiento de los biocombustibles de diversas especies vegetales, sin utilizar los derivados de alimentos como el maíz.

“Hay un consenso nacional para no usar los alimentos para la producción de biocombustibles, ya que no se desea una crisis alimentaria”, acotó.

En el marco del cuarto Congreso Regional de Biotecnología y Bioingeniería del Sureste destacó que la ubicación geográfica de México permite la generación de diversas especies vegetales productoras de combustibles naturales, no contaminantes.

En el caso de Yucatán se podrá utilizar su litoral para el estudio del fitoplancton, y de acuerdo con su factibilidad elaborar biodiésel y bioetanol, productos que en un futuro próximo sustituirán al petróleo y sus derivados.

Los combustibles elaborados a partir de fitoplancton surgen como una alternativa a biocombustibles, como el bioetanol, señalados recientemente como uno de los responsables de la crisis mundial de alimentos.

Por tal motivo, los investigadores mexicanos acordaron utilizar otras especies propias del país para la elaboración de estos productos y evitar el empleo de las especies comestibles.

Comentó que Estados Unidos continuará con los estudios con maíz, debido al excedente de producción, destinado principalmente a la alimentación animal, de tipo amarillo, y en el caso de tipo blanco, al consumo humano pero para ellos no constituye un alimento.

Mientras tanto, Brasil tiene las condiciones adecuadas para el cultivo de la caña de azúcar para la producción de millones de litros de biocombustibles y, en el caso de México, ya se investiga con especies como el piñón o higuerilla, en el norte del país, mientras que en se enfocan al fitoplancton.

“México tiene un potencial inexplorado de especies aprovechables para la obtención de energías alternativas, de las cuales se puede aprovechar desde el 10 por ciento hasta su totalidad”, acotó durante su conferencia sustentada en el Instituto Tecnológico de Mérida (ITM).

Fuente: http://www.milenio.com