Pontevedra (La Voz de Galicia). La piscifactoría Truchas del Umia, perteneciente al Grupo Tres Mares, mantiene su actividad en la planta de Fontenla (San Martiño de Laxe) pese a haber caducado su concesión. Gloria Arregui, portavoz de la empresa, afirmó ayer que confía en una resolución judicial favorable para poder seguir criando alevín de trucha para abastecer a la empresa matriz.
La caducidad de la concesión, que desveló el director xeral de Augas de Galicia, José Luis Romero, el pasado diciembre en el Parlamento de Galicia, motivó la presentación de un contencioso por parte de Truchas del Umia. Según Gloria Arregui, la demanda se interpuso en febrero del 2006, formalizándose las conclusiones el 18 de diciembre. «El contencioso está pendiente de la resolución del juez. Para nosotros el expediente de caducidad es totalmente irregular y confiamos en tener un fallo favorable en un plazo de cuatro o cinco meses».