Managua (El Nuevo Diario). Pescadores artesanales y mujeres productoras de la comunidad de Poneloya, en León, iniciaron el establecimiento de conchas negras en pequeños viveros artesanales para el autoconsumo, la comercialización y la repoblación de la especie que se encuentra en peligro de extinción.

 

La iniciativa fue respaldada por el Proyecto de Desarrollo de la Costa Pacífico Norte de Nicaragua, Decopann, el Instituto de Desarrollo Rural y la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-León.

Maritza Vargas Paiz, Rectora en funciones de la UNAN-León, aseguró que con el acompañamiento técnico científico del Departamento de Biología de la universidad, los pequeños productores podrán obtener mejores resultados en la producción de conchas negras de la variedad Anadara tuberculosa y Anadara similis

Cultivan 10 mil al mes
Destacó que mensualmente se cultivan en los viveros más de diez mil conchas, y se espera una producción anual de 120 mil, que serán destinadas para el autoconsumo, comercialización y repoblación de la especie en los manglares naturales de las zonas costeras.

En los últimos dos años, los productores lograron constituirse como la Cooperativa de Productores “Estrella del Mar”, y cuentan con un centro de acopio, oficinas, bote de madera, redes, anzuelos y una pequeña granja de larvas de camarón.

El proyecto se denomina Manejo Sostenible de los Recursos Conchas Negras, Especies de Escamas y Larvas de Camarones en Poneloya. La inversión asciende a un millón 150 mil dólares

Empleos y uso racional del recurso
Indiana Benita Arbizú, representante de Decopann en León, expresó que la inquietud de un grupo de extractores de conchas negras del sector de Barrio Nuevo, Poneloya, logró sus resultados con el establecimiento del vivero artesanal, que tiene la finalidad de impulsar fuentes de empleos y equilibrar el uso racional de nuestros recursos naturales.

“Vamos a repoblar y reforestar las áreas costeras para preservar el recurso natural y promover en la población la preservación de la especie”, afirmó el productor Emilio Maldonado, presidente de la Cooperativa de Productores “Estrella del Mar”, en Poneloya, organización que se encuentra conformada por 20 socios.

Maritza Vargas Paiz expresó que la transferencia de estos resultados genera una mejor visión de la dinámica de los recursos marinos costeros, y crea bases sólidas para el desarrollo de las actividades específicas en torno a las especies asociadas a las actividades productivas de los concheros y al recurso manglar.

Fuente: http://www.elnuevodiario.com.ni