(La Opinión).- La Universidad de Alicante (UA) instalará en su parque científico una planta piloto de obtención de celulosa a partir de microalgas con el fin de producir el papel suficiente para abastecer el consumo total que genera el centro educativo, que asciende a 150 kilos por semana.

 

Este proyecto, pionero en todo el mundo y que se pondrá en marcha el próximo año, ha sido anunciado hoy por los profesores de la UA Cristian Gomis y Eduardo Ferrandis durante la presentación del congreso internacional "Obtención de biomasa y producción de biocombustibles a partir de algas", que se celebra entre hoy y mañana.

Gomis y Ferrandis han explicado que las microalgas permiten generar "biocombustibles y bioenergía" de una forma "más rápida y en un espacio más reducido" que los "cultivos energéticos tradicionales", ya que éstos "ocupan grandes superficies de tierra y se necesita casi un año para que se puedan recoger las cosechas".

Además, su utilización como materia energética "entra en conflicto" con la necesidad de alimentación humana, pues estos cultivos tradicionales, "como el maíz o el girasol", también sirven "para comer o para alimentar al ganado, que es lo que aportan las proteínas a las personas, por lo que hay que elegir si se usan para una cosa o para otra".

Sin embargo, las microalgas "se reproducen en días o en horas, no suponen un conflicto de intereses, ya que no son un alimento, son sostenibles, eficientes y eficaces, puesto que no precisan de superficies enormes para poderse generar, y son independientes de las condiciones atmosféricas", han indicado los profesores.

A esto hay que añadir que las microalgas "usan el dióxido de carbono (CO2) como fuente de alimentación", por lo que "reducen el efecto invernadero" y contribuyen a la lucha contra el cambio climático.

Por ello, el Departamento de Ciencias del Mar y Biología Aplicada de la UA, impulsora de este congreso, ha propuesto al rectorado la creación de una planta piloto en la universidad para la obtención de celulosa a partir de microalgas.

La futura planta de celulosa se instalaría en el parque científico de la UA y permitiría la obtención de todo el papel que genera el centro universitario, que asciende a 150 kilos por semana.

Asimismo, este departamento impulsará la creación de un "banco de algas energéticas" que, además de registrar, mantener y conservar las muestras, tenga "criterios de ampliación y sirva para conocer nuevas especies", han señalado Gomis y Ferrandis.

"En la actualidad existen bancos que mantienen congeladas las algas, pero no hay ninguno en el mundo que se dedique a descubrir nuevas especies y esa es la novedad que quiere introducir la UA, ya que a día de hoy se emplean para producir energía las mismas especies de algas que hace 50 años", han destacado los profesores.

Aunque los científicos estiman que hay entre 50.000 y 125.000 tipos de algas, para uso energético "sólo se conocen alrededor de 30", y se pretende, con la creación de este banco, aumentar ese catálogo "en 1.000 ó 1.500 especies".

Fuente: http://www.laopinion.es