Andalucía (Andalucía Investiga). Se tiende a pensar que el incesto es una práctica exclusiva en humanos, pero no es así. Esta tendencia también se extiende al mundo animal, más concretamente a los peces. De hecho, las relaciones sexuales entre variedades de peces de la misma especie repercuten gravemente en la calidad de doradas y lubinas, que mueren como consecuencia de estos apareamientos.

 

Al igual que sucedía en la monarquía de los Austrias, donde los reyes procreaban con familiares de primer grado, el ‘incesto’ o ‘endogamia’ entre estos peces criados en las piscifactorías da lugar a crías que nacen con el sistema inmunológico extremadamente debilitado, razón por la cual estas variedades desarrollan enfermedades que hacen que estos exquisitos manjares del mar mueran antes de llegar a las mesas de los mejores restaurantes.

Así, el inconveniente reside en que estos animales, una vez se han reproducido en los centros acuícolas, fecundan a crías que son hermanas entre sí yestos parientes se reproducirán entre ellos, originando, de esta forma, una mayor degradación genética en las especies y un producto alimenticio sin calidad alguna.

El problema de la mala calidad de estos peces es que los expertos de las piscifactorías no pueden evitar la multiplicación de estas especies, puesto que son incapaces de saber las relaciones familiares de las miles de doradas y lubinas que crían en sus propios recintos de cultivo. Por ello, la recién creada spin off Biotechonology Consulting, ha desarrollado una tecnología capaz de extraer la huella genética de estas variedades para ofrecer esta información a las empresas del sector acuícola.

"Podemos determinar las variabilidades genéticas de cada especie, saber si las doradas y las lubinas están emparentadas y evitar en la medida de lo posible su multiplicación", explica Javier Porta Pelayo, responsable de la firma malagueña.

Así pues, esta valiosa información genética sobre el parentesco de doradas, lubinas y rodaballos ayuda a los responsables de las piscifactorías a catalogar cada especie que tiene en cultivo y así evitar que las variedades de la misma familia procreen entre ellas.

El mejor cultivo

No obstante, no sólo los ‘datos familiares’ de estos peces de cultivo sirven para prevenir la reproducción de crías emparentadas entre sí. Con la huella genética se puede tener información precisa sobre qué especies son más tolerantes y resistentes a padecer diversas enfermedades y cuáles de estas doradas y lubinas se desarrollan con más rapidez. Esto último es crucial para la empresa acuícola, que podrá tener un incremento importante en número de especies de mayor calidad en el menor tiempo posible.

Esta empresa ha recibido un incentivo de más de 90.000 euros en el marco del programa campus. Ayer sepresentó junto a otros 3 proyectos empresarialesque han sido incentivados por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa. Las cuatro empresas, en total, han recibido de esta consejería más de 300.000 euros. El Consejero de Innovación, Ciencia y Empresa, Francisco Vallejocomentó en la presentación:"En muy pocos años, Andalucía ha dado un salto importante, antes teníamos un 2,5% de empresas con base tecnológica, mientras que ahora alcanzamos el 20%" dijo, al tiempo que señaló: "Los alumnos están empezando a asumir un compromiso importante".

Más información:

Javier Porta Pelayo
Telf.: 952131968
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Fuente: http://www.andaluciainvestiga.com