Por: Guillermo Buergo
GIJON (El Comercio Digital).- La empresa Cultivos Marinos del Norte (Culmanor), con sede en San Sebastián, cesa en su actividad, a partir de primeros diciembre, en la planta de cría y engorde de rodaballo que explota en la playa de Cuevas del Mar, en términos de Nueva de Llanes.

 

Los ocho trabajadores de la explotación ya fueron avisados por el contable y un abogado de la firma y no les queda otro camino que «pasar a las listas del paro y recibir una indemnización por despido de 20 días por año trabajado», según explicó ayer Ángel Junco, el encargado del control de producción.

Los operarios comentaban que Culmanor «alega pérdidas de 2,7 millones de euros» y la imposibilidad de competir en precio con los gigantes del sector, como Pescanova, que por las mismas fechas abrirá una planta en la localidad portuguesa de Mira, cerca de Aveiro, con una producción estimada de 10.000 toneladas al año, sobre un complejo de 82 hectáreas de superficie.
Culmanor había iniciado su actividad en Nueva en el año 2001 con una inversión de 1,2 millones de euros, tras aprovechar unas instalaciones que habían sido abandonadas por una empresa de capital asturiano.

La planta de cría y engorde de rodaballos llanisca es la única que existe en Asturias y aunque se adelantó que podría llegar a producir 200 toneladas anuales, lo cierto es que en pocas temporadas supera las cien toneladas, con una cuota de mercado nacional que no llega al 2%.

Los obreros Lucio Cueto y Ricardo Amieva comentaron que «asumimos el cierre», aunque de momento, y a sólo siete días de haber recibido la mala noticia, «estamos sin alternativas». Aseguraron estar «agradecidos a la empresa por el buen trato recibido en estos ocho años» y esperan encontrar asesoramiento «para ver si es justa la indemnización que nos proponen». Todos los obreros son vecinos del concejo de Llanes y calculan que el importe de sus salarios va a significar «una pérdida anual de 134.400 euros para la economía del municipio».

La instalación que Culmanor abandona en Nueva cuenta con 107 tanques de agua marina impulsada desde la costa por potentes bombas. Cada tanque tiene una capacidad de 10 metros cúbicos y una superficie de 25 metros.

El precio medio del kilo de rodaballo de acuicultura se sitúa en torno a 9 euros y de la producción de la planta llanisca de Culmanor el 90% se exportaba hacia Italia, mientras que el 10% restante se destinaba al consumo español a través de negocios de restauración. Los alevines proceden de Dinamarca, con pesos de entre ocho y diez gramos.

Fuente: http://www.elcomerciodigital.com