VIÑA DEL MAR.- El Centro de Investigación Marina Quintay de la Universidad Andrés Bello ha dado un gran paso en su proyecto “Desarrollo de la Tecnología de Cultivo para la Producción de Juveniles de Congrio Colorado” logrando producir con éxito los primeros ejemplares.

 

A sólo nueve meses de haber iniciado el Proyecto FONDEF D06I-1024 “Desarrollo de la Tecnología de Cultivo para la Producción de Juveniles de Congrio Colorado”, el Centro de Investigación Marina Quintay, donde se ejecuta el estudio adjudicado por la Universidad Andrés Bello, ha logrado exitosamente producir los primeros ejemplares de esta emblemática especie.
 
Más de medio millar de juveniles tempranos de una talla 3cm. y 120mg de peso promedio, han completado su metamorfosis, presentan una adecuada y completa pigmentación y ya están siendo alimentados con micropellet.
 
Juan Manuel Estrada, investigador encargado de I+D del proyecto, señaló que “el equipo de trabajo está optimista, debido a que se ha logrado superar una etapa particularmente crítica entre el primer y segundo mes de vida, donde comúnmente se experimenta la mayor mortalidad. Nuestros peces ya se encuentran listos para pasar a la siguiente la etapa de Nursery donde serán mantenidos y fortalecidos hasta alcanzar un peso de cinco gramos y detrás de estos juveniles, vienen otros grupos de peces mas jóvenes igualmente vigorosos”.
 
Los alevines han mostrado un aumento en talla y peso importante desde el momento de su eclosión, incrementando su peso más de cien veces durante los dos primeros meses de vida. En la Fig. 1. se observan desde diminutos ejemplares de 1,3mm y menores a 1mg, hasta ejemplares que llegan a 120mg y 3cm de longitud, al completar los 60 días de vida, etapa en la cual ya exhiben claras similitudes de pigmentación y forma a la de sus progenitores adultos, los cuales pueden alcanzar notables dimensiones de más de un metro de longitud y 15Kg de peso.
 
Con un plantel de reproductores fortalecido e importantes logros en la producción masiva de ovas y larvas a los que ahora se suman estos primeros juveniles, el Director General del Proyecto Diego Ramirez destacó los avances, así como la importancia del trabajo en equipo, indicando que “sin una labor comprometida y entusiasta de todo el equipo científico, técnico y administrativo del proyecto, no hubiera sido posible conseguir los promisorios resultados obtenidos hasta ahora”.

Fuente: Universidad Andrés Bello