Por: Ángel FIDALGO
La Nueva España , España

FIGAREDO.- Entrevista a JOÃO COIMBRA Director del Centro Interdisciplinar de Investigación Marina y Ambiental (Ciimar) de Portugal

 

El Centro Interdisciplinar de Investigación Marina y Ambiental (Ciimar) de Portugal, con sede en Oporto y que depende de su Universidad, es una institución con un reconocido prestigio en la Unión Europea y los Estados Unidos. Este organismo está asociado con el Centro de Cooperación y Desarrollo Territorial de la Universidad de Oviedo (CeCodet), en la Universidad Itinerante del Mar (UIM), que se desarrolla a bordo del buque escuela portugués «Creoula». El director del Ciimar, João Coimbra, estuvo ayer en Asturias para asistir al izado de la bandera azul en la sede del CeCodet, en Figaredo.

-Después de tres años, ¿qué balance hace de la relación entre la Universidad de Oporto, a través del Ciimar, y la Universidad de Oviedo y el CeCodet?

-Durante todo este tiempo no pudo dar más ni mejores frutos, y todos ellos se reflejan en los valores que representa la Universidad Itinerante del Mar, la UIM, y en su sede flotante, que es el velero «Creoula».

-Y más concretamente...

-La formación de jóvenes que permite este proyecto luso-español va mucho más lejos de lo meramente académico, y trasciende incluso a la formación como personas, ya que la convivencia y la camaradería que se desarrolla en un buque escuela se traslada a todos los alumnos de ambos países que participan en esta aventura tan apasionante, en la que los conocimientos científicos relacionados con la mar siempre están presentes.

-¿Cuáles son los proyectos más inmediatos?

-Después de tres años de andadura la Universidad Itinerante del Mar tiene ahora que dar un paso más, por la dimensión tan importante que está adquiriendo. Como opina también Fermín Rodríguez, el fundador y director español de esta iniciativa, necesita ampliar y mejorar su estructura mediante la creación de un órgano superior que la supervise, y puede ser a través de una presidencia que sea rotatoria entre las universidades de Oviedo y Oporto cada tres años.

-¿Qué facilitaría el nuevo organigrama?

-De esta manera conseguiríamos una estructura más solida amparada también por una comisión de consulta que trabaje durante todo el año para mejorar los cursos que se desarrollen durante el verano a bordo del «Creoula». En este aspecto nuestro salto a América latina sería muy importante para el desarrollo de la UIM: no sólo nos trasladaría a una dimensión diferente, sino que nos permitiría abrir puentes entre las juventudes de los dos continentes.

-¿Dónde se harían los primeros desembarcos?

-En México y Brasil, países ambos que tienen grandes vínculos históricos, afectivos y culturales con España y Portugal. Ya tenemos contactos con universidades de estos dos países, y estamos seguros de que fructificarán, porque su interés por nuestro proyecto es muy grande.

-¿Cómo es la colaboración entre el Ciimar y otras instituciones similares de España?

-España es el primer país en número de colaboraciones científicas del Ciimar, y después está Brasil, los Estados Unidos, el Reino Unido, seguidos de países asiáticos como Tailandia y Singapur, pero para nosotros, insisto, España es una prioridad, no sólo por la relación de amistad de ambos países, sino también por la sintonía que tenemos en nuestros proyectos científicos. Estoy seguro de que juntos podremos hacer grandes trabajos relacionados con la mar y, particularmente, con el sector pesquero.

-¿En qué proyectos conjuntos están trabajando en la actualidad?

-Concretamente, en materia de acuicultura estamos trabajando con empresarios de Vigo, con instituciones de Galicia y Andalucía, tanto en proyectos pesqueros como en la formación de personal técnico y científico.

-¿Y Asturias?

-Asturias y el norte de Portugal tienen muchas cosas en común. Para Portugal sería muy interesante poder trabajar con el Principado en el desarrollo de proyectos relacionados con la acuicultura.

-¿Como especialista en acuicultura, qué especies considera que se pueden desarrollar en Asturias?

-Los sargos y los pulpos son ideales para las aguas del Cantábrico, y además son especies de alto valor comercial. El rodaballo y el lenguado también podrían criarse fácilmente con fines comerciales. La acuicultura tiene un gran futuro en Asturias; ésa es una verdad innegable.

-¿Qué tienen de excepcional las aguas del Cantábrico?

-Nuestra experiencia durante los últimos veinte años, en los que trabajamos en la formación de técnicos y científicos en esta materia y en infinidad de proyectos, nos indica que las aguas del norte de España son ideales para la acuicultura por su riqueza biológica, temperatura y, sobre todo, por la falta de contaminación. Por eso para nosotros sería muy interesante, igual que ya lo es con Galicia, trabajar conjuntamente en proyectos comunes con el Principado, podríamos poner en práctica muchas de las capacidades que fuimos desarrollando en los últimos años.

«Para Portugal sería muy interesante poder trabajar con el Principado en el desarrollo de proyectos relacionados con la acuicultura» «España es una prioridad, y no sólo por la buena relación, sino también por la sintonía en nuestros proyectos científicos»

«Actualmente tenemos planes comunes con instituciones gallegas y andaluzas»

«La acuicultura puede tener un gran futuro en Asturias; ésa es una verdad innegable»