(El Faro Ceuta-Melilla). La Unión General de Trabajadores ha convocado a los trabajadores de la extinta empresa Acuicultura a que se manifiesten el viernes a las 12:00 horas frente al Ayuntamiento para exigir que se cumpla el compromiso de recolocación de la plantilla.

 

La empresa cesó sus actividades en noviembre de 2004, después de que desde Procesa se determinase la imposibilidad de continuar con un proyecto que nunca logró salir adelante.

Tras el cierre de la piscifactoría del Tarajal, el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, llegó a un compromiso personal con 13 de los 15 trabajadores de la empresa para su recolocación en la Administración Local. De los trabajadores que aceptaron la recolocación, 9 deberían haber entrado a formar parte de la plantilla del polideportivo del Recinto, una obra cuyos plazos nunca se han cumplido e incluso sigue pendiente de finalizarse después de incluso un cambio de empresa constructora.

El sindicato UGT considera que la movilización de los afectados es la única salida tras “innumerables intentos por cerrar la recolocación del personal y ante la falta de respuesta del Gobierno de la Ciudad que adoptó el compromiso”.

La concentración del viernes es la primera de una serie de movilizaciones para exigir que se cumpla el compromiso adoptado con la plantilla, que lleva más de dos años esperando una solución.

Los responsables de UGT consideran “inconcebible” que tras más de dos años “aún no se haya completado siquiera la primera parte del compromiso de recolocación, existiendo algunos trabajadores en situación precaria, sin ingresos ni prestaciones sociales”.

Acuerdo

Los trabajadores llegaron a un acuerdo con el presidente Juan Vivas para ser recolocados en otros puestos de la Administración Local. A cambio, la plantilla renunciaba a acudir al Juzgado de lo Mercantil y tratar sus despidos de forma indiviual para no alargar la situación de quiebra de la empresa Acuicultura. Los afectados también renunciaron al 50 por ciento de la indemnización que les correspondía, así como a su antigüedad en el organigrama municipal.

De los trece trabajadores afectados, tan sólo uno logró otro puesto en la Ciudad. Los doce restantes continúan esperando acomodo en otro destino.

La intención de la Unión General de Trabajadores es la de seguir realizando concentraciones hasta que la Ciudad cumpla el acuerdo alcanzado hace más de dos años, solucionado la grave situación por la que atraviesan algunos de los antiguos empleados de este proyecto de Procesa.

Fuente: http://www.elfaroceutamelilla.com /