JEREZ (La Voz Digital).- España aspira a liderar la investigación y desarrollo (I+D) en el campo del aprovechamiento energético de las microalgas, algo «imprescindible» para que las iniciativas empresariales puedan alcanzar la fase comercial. Esta es una de las principales conclusiones de la jornada sobre producción y uso de microalgas con fines energéticos celebrada en Madrid, en la que se ha constatado un «reactivado interés» por esta investigación y la necesidad de bajar los costes de producción.

 

El jefe del departamento de Biocarburantes del IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), Carlos Alberto Fernández, explicó ayer que este interés es especialmente importante para España por sus características geográficas y climáticas, y apostó por un esfuerzo continuado en la I+D.

En medio de esta nueva corriente aparece la inversión prevista en Jerez.

El parque de Jerez

El parque de microalgas de la empresa Celulosa Investments se ubicará en el azud de El Portal, junto a la depuradora. Ocupará una superficie de 170 hectáreas en una finca que pertenece a la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía. En la actualidad, este terreno está parcelado y arrendado a pequeños agricultores, aunque en muchos casos éstos no están cultivando la tierra. Las tierras serán arrendadas por un plazo que podría oscilar entre los 15 y los 20 años.

Según fuentes de la empresa, la salinidad de la zona es la adecuada para la cría de estas microalgas unicelulares. La cercanía de la cementera Holcim y la depuradora ha sido crucial para elección de esta finca. Las algas respirarán el dióxido de carbono que, hasta ahora, emitía la fábrica de cemento y se nutrirán de los fosfatos que quedan en las aguas residuales depuradas en primera instancia. El objetivo es que en 2010 la planta funcione al máximo rendimiento con una producción de 20.000 toneladas de biodiesel.

Las microalgas

Las microalgas son microorganismos que desarrollan la fotosíntesis, en la cual interviene la luz solar, el dióxido de carbono y el agua para obtener biomasa (utilizable como fuente de energía).

Entre los principales usos energéticos de la biomasa producida se encuentra, además de su combustión directa, la posibilidad de obtener metano mediante digestión anaeróbica, biodiésel a partir del aceite extraído de aquella o incluso hidrógeno.

La obtención de biodiésel por esta vía constituye una novedad, pues hasta ahora sólo se ha producido a partir de grasas vegetales y, en menor medida, animales, según una nota del IDAE, organizador de esta jornada.

En la actualidad el cultivo de algas se realiza en estanques abiertos, con bajos costes pero reducida productividad, y en tubos cerrados donde las condiciones controladas proporcionan mejores ratios de producción, pero con costes más altos.

En ambos casos existen retos tecnológicos pendientes con el objetivo puesto en una producción a gran escala, retos que tienen que ver con la recogida de la producción y la adecuación a su uso energético en condiciones de eficiencia económica y energética.

En este sentido, Fernández reconoció que la investigación con microalgas tienen muchas posibilidades, si bien hay que ser «realistas» y conocer los aspectos que aún quedan. Por su parte, el investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Miguel García Guerrero señaló que «habiéndose demostrado que se pueden cultivar algas para producir cosas caras, lo que hay que hacer es cultivarlas para producir cosas que tienen que ser baratas». El desarrollo en España empieza a salir del ámbito de la investigación pura con la puesta en marcha, en los próximos años, de las primeras plantas comerciales promovidas por empresas españolas, en Muchamiel (Alicante) y en Jerez.

Fuente: http://www.lavozdigital.es