Santiago de Chile (Ecoceanos News). Trabajadores de la compañía salmonera Mainstream, filial de Cermaq, donde el Estado Noruego participa como socio capitalista, visitaron esta semana la Embajada Noruega en Chile e informaron a esta representación acerca de las bajas condiciones laborales que esta empresa mantiene en sus factorías que operan en el sur del país.

 

Los dirigentes se entrevistaron con el primer secretario de esta misión diplomática, Ole Reidar, y le entregaron un documento dirigido al Embajador –que se encontraba de visita en Punta Arenas-, al Ministro del Trabajo y al Parlamento Noruego.
 
En este informe señalan que “reconociendo que somos sociedades distintas y que incluso las leyes chilenas son más débiles y sin una orientación de fuerte protección al trabajador, hemos visto cómo en varias ocasiones Mainstream-Cermaq ni siquiera ha cumplido la frágil Ley chilena”.
 
Solicitan que esta empresa “cumpla con estándares recomendados por organismos internacionales como la Organización Internacional del Trabajo (OIT), o las directrices para compañías multinacionales de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)”.
 
Afirman los trabajadores que “es conocido el abuso de poder, el amedrentamiento y la presión que ejercen los mandos medios y gerentes locales de esta empresa contra la organización sindical. Acusan, además que “esta situación muchas veces se da de forma encubierta, con el fin de que no quede registro acerca de esta mala forma de relación”.
 
Mainstream se ha transformado en la tercera más importante productora de salmón en Chile en términos de ventas, y durante 2006 registró exportaciones por un valor de 179 millones dólares.
 
DENUNCIAS
Los trabajadores denunciaron ante representantes diplomáticos que en la factoría que Mainstream mantiene en Calbuco, al sur de Puerto Montt, “no se respetan el cumplimiento de la normativa respecto a las enfermedades profesionales, existen baños en malas condiciones y son muy pocos. En la planta de proceso de Calbuco tenemos 4 inodoros para soportar a 300 trabajadores en temporada baja y hasta 500 trabajadores en temporada alta”.
 
Además las “vías de escape no aptas, hay hacinamiento en el casino y no se están ejecutando los ejercicios compensatorios que recomendó un estudio realizado por la unidad de ergonomía de la Dirección del Trabajo”.
 
Los obreros denunciaron además que los “empresarios no entregan copias de los contratos a los trabajadores, muchos de estos contratos que firman los trabajadores quedan con fecha de termino en blanco, con lo cual se han registrado una serie de despidos con la causal ‘termino de contrato’”.
 
Los trabajadores señalaron que Mainstream no está entregando los equipos y ropa de seguridad adecuada. “Varios trabajadores usan guantes que están en mal estado, reparados de mala forma o son de baja calidad, lo cual aumenta el riesgo de accidentes o de contraer enfermedades profesionales”.
 
Agregan que “de diferentes formas los gerentes locales de Mainstream intimidan a los trabajadores y dirigentes, señalándoles que no expresen sus pensamientos, no realicen denuncias o no informen acerca de las irregularidades que ocurren en esta empresa”.
 
DEMANDAS DE LOS TRABAJADORES
Los trabajadores están exigiendo que esta transnacional aumente los sueldos y los iguale a los estándares que paga a los obreros en Noruega y otros países que realizan la misma labor y generan el mismo producto.
 
En este sentido agregaron que Mainstream aplique en Chile las Directrices para compañías multinacionales de la Organización para el Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), y las normas recomendadas por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
 
Los obreros además exigieron que el Estado Noruego vele por el respeto, la transparencia y el acceso a información en la próxima negociación colectiva que los trabajadores comenzarán a establecer en los próximos meses.
 
“Demandamos que el Estado Noruego ejerza una fiscalización respecto a los episodios de sobreproducción de salmones en centros de cultivo, ocasiones en que no tenían autorización ambiental, ni sanitaria para aumentar la producción”, dice el documento de los sindicalistas.
 
Instamos a que autoridades sanitarias de Noruega hagan una fiscalización acerca del comportamiento sanitario de Mainstream respecto al cultivo de salmones y al uso de químicos y antibióticos en la producción de salmones, y también en el uso y manejo de pinturas antifouling para el lavado e impregnación de las redes de los centros de cultivo de salmones.
 
Exigimos que exista una investigación respecto a los efectos que estaría teniendo el uso de antibióticos en la salud de los trabajadores que manipulan el alimento que se le suministra a los salmones.

Fuente: http://www.ecoceanos.cl