(Canarias 24 Horas). La isla de La Gomera apuesta por el desarrollo del sector primario, es por ello que el Plan de Desarrollo Insular (PIOG) aboga por la creación de una empresa de acuicultura que permita a los pescadores obtener beneficios complementarios con esta alternativa a su labor.

 

Con el objetivo de paliar la crisis y desarraigo del sector pesquero en la Isla Colombina, permitiendo a los pescadores obtener ingresos complementarios, el Plan Insular de La Gomera (PIOG) apuesta por la instalación de una empresa dedicada a la acuicultura en la que participen las asociaciones y cofradías de la Isla.

La propuesta en sí se traduce en proponer que la empresa Alevines y Doradas S.A., empresa participada por Sodecan, coadyuve y participe en sociedad con las cofradías de pescadores de La Gomera y, eventualmente, el Cabildo, para la implantación de esta actividad, aportando su experiencia en el sector, garantizando la venta total de la producción.

La inversión estimada en jaulas, redes y fondeos para una instalación de esta capacidad ronda los 1,2 millones de euros. A esta cantidad habría que añadir las embarcaciones auxiliares, alimentadores, sistemas de vigilancia, entre otras, que supondrían unos 650.000 euros.

Según se constata en el estudio realizado la producción anual debe tener una dimensión mínima de al menos 1.000 toneladas, distribuidas en varias granjas para diversificar los riesgos, tanto meteorológicos como de patologías, guardando unas distancias mínimas de seguridad. Las jaulas tipo actuales tienen una dimensión aproximada de 22 a 25 metros de diámetro, con una profundidad de unos 15 metros. Una jaula de estas características puede producir entre 100 y 140 toneladas de pescado en ciclos de 13 meses para dorada y 14-15 meses para lubina, por lo que se requieren de 12 a 14 jaulas según los planes de producción.

En cualquier caso, se deberá buscar una ubicación adecuada para el desarrollo de la actividad, cercana a centros de recepción como pueden ser cámaras de frío, puertos pesqueros, entre otros, y que no provoque el rechazo de la población local y los empresarios turísticos.

Fuente: http://www.canarias24horas.com