Los agentes federales han iniciado un nuevo esfuerzo para prevenir que los productores de camarón chino evadan las leyes de comercio y de salubridad de los alimentos.

 

La industria camaronera de Louisiana, junto con otros estados del sur, viene sosteniendo una gran batalla para frenar el dumping del camarón extranjero en el mercado de EEUU. El camarón es frecuentemente vendido a precios menores a los costos de producción.

Muchos camaroneros, incapaces de competir contra las importaciones a precios menores, se han visto forzados a dejar el negocio. Solo en los últimos años, miles han dejado la actividad. Solo en Louisiana, cerca de 7 500 licencias para camaronicultura fueron vendidas entre el 2002 al 2005.

En respuesta, el Departamento de Comercio de EEUU ha implementado ordenes anti-dumping, y la Food and Drug Administration (FDA) ha establecido una importante alerta sanitaria sobre el camarón chino.

Fuente: Houma Today