Por: Manuel Méndez
AROUSA (El Faro de Vigo).- Un barco procedente de Noruega llegó ayer de madrugada a Arousa. A mediodía, tras mostrar su documentación a personal de Inspección Pesquera, utilizó un sistema de bombeo para liberar de sus bodegas interiores alrededor de 60.000 salmones que fueron a parar a una jaula flotante instalada en aguas de la ría, la Exp. North 1 Ribeira C.

 

Inmediatamente se hizo notar el sentir de los sectores productivos, que empiezan a preparar movilizaciones y no reparan en críticas hacia la Xunta, pues temen que este cultivo experimental de salmónidos abra las puertas a la introducción masiva de peces en las rías y que el empleo de los antibióticos y piensos que precisa el pez cause estragos entre las especies.

"Los mariscadores, pescadores y mejilloneros estamos amenazados por una práctica experimental que pone en riesgo la ría más productiva del mundo... ya no quieren los salmones en ninguna parte, por las enfermedades que padecen, y ahora nos los traen aquí", repitieron los productores durante todo el día.

Hace semanas que bateeiros y cofradías pusieron el grito en el cielo contra este proyecto experimental inicialmente autorizado por la Consellería de Pesca, válido para dos años. Los ánimos se calmaron cuando hace un par de semanas, la Administración aseguró que daba marcha atrás y que los salmones no serían cultivados en Arousa.
Indignación

Pero ayer varios pescadores que se dedicaban a la captura de centolla y algunos mejilloneros que trabajaban en sus bateas asistieron preocupados a la llegada del gran barco noruego y dieron la voz de alarma al ver que los salmones eran introducidos en una jaula de unos 30 metros de diámetro, protegida por redes en sus laterales, en el fondo y en la superficie, pues de lo contrario los salmones serían presa fácil para gaviotas y cormoranes a pesar del servicio de vigilancia contratado las 24 horas del día para evitar a los predadores y posibles sabotajes.
Mientras los salmones, con un tamaño medio de unos 10 ó 15 centímetros, saltaban sin parar dentro de su nuevo "hogar", en tierra se repetían las muestras de indignación, reuniones y llamadas telefónicas pidiendo explicaciones y organizando medidas de presión, como la que previsiblemente se llevará a cabo hoy en el Parlamento, coincidiendo con el debate plenario de la Lei de Pesca de Galicia.

En la consellería, por su parte, indicaron ayer que se mantienen "firmes" y que el cultivo experimental de los salmónidos "no se llevará a cabo", independientemente de que los peces ya estén en aguas arousanas.

"Nuestro posicionamiento es el mismo que se comunicó al sector: se va a paralizar el proyecto", insistieron una y otra vez en Pesca, lo que podría indicar que, tras romper el acuerdo inicial con la empresa noruega encargada del proyecto experimental, quizás esa compañía ha decidido seguir adelante, por lo que todo indica que finalmente este asunto deberá dirimirse en el juzgado.

"Puede que la consellería ofrezca a la empresa una indemnización de un millón de euros por dar marcha atrás y los noruegos quieran dos millones", indicaban ayer, en tono preocupado, algunos dirigentes del sector.

Otra cosa diferente es saber qué va a pasar con esos salmones y cuánto tiempo permanecerán en medio de la ría a la espera de una solución. Eso es lo que se preguntan algunos como Baltasar Rodríguez, patrón mayor de Rianxo.

"Esto es una tomadura de pelo y una broma sin pies ni cabeza -manifestó-. Primero nos dicen que no habrá jaulas y ahora depositan los peces, se supone que porque Pesca y la empresa no llegaron a un acuerdo con la indemnización".

Añade el rianxeiro que el sector "está amenazado, y de forma irresponsable nos están mintiendo y manipulando".

Rodríguez advierte incluso de que "si los salmones llegaron enfermos contagiarán a las demás especies", y añade que "Pesca reventó al sector bateeiro y ahora quiere destrozar a las cofradías introduciendo empresas extranjeras para que los demás seamos sus esclavos".

Benito González, patrón de Cambados, denuncia que "no se está cumpliendo lo que nos prometieron y se demuestra que todo fue un engaño por parte de la consellería", por lo que "va a haber protestas".

Benigno Chaves, patrón de A Illa, considera que "están tomando el pelo a toda la ría, y aunque prometieron que no habría salmones siguieron adelante". Cree que las jaulas pueden ir en aumento, "ejerciendo una competencia feroz contra la pesca artesanal, arruinando a muchas familias y provocando el amarre de la flota". Opina el isleño que "al margen de los daños que puedan causar piensos y antibióticos, detrás de todo esto está un plan para dar trabajo a cuatro empresas extranjeras que quieren aprovecharse del nombre de Galicia y que harán que los demás tengamos que desaparecer del mapa".

Evangelina Lago, patrona de Vilanova, llama a la movilización porque "nos están mintiendo sin parar, y con trampas y abusos no se puede ir por el mundo". A su juicio, "el sector nunca debió consentir que nos engañaran de esta forma, y ahora hay que unirse y presionar para lograr que quiten los salmones de la ría".

"Que no nos sigan engañando", clama Antonio Rey, patrón mayor de Ribeira.

Fuente: http://www.farodevigo.es/