VALENCIA.- Declaración de Valencia, suscrita por alrededor de 500 científicos, entre los que se incluye investigador de la UCN, advierte que el cambio climático está emergiendo "como una fuerza capaz de asestar el golpe de gracia a la biodiversidad del océano".

 

“A pesar que intrépidos exploradores, nadadores, pescadores y navegantes se han aventurado en los océanos por milenios, cerca de un 95% del océano global permanece inexplorado”. Esta es una de las conclusiones del informe 2007/2008 del Censo de Vida Marina (CVM) Census of Marine Life 2007-08 Highlights Report   , proyecto que une desde hace ocho años a investigadores de más de 80 países, “comprometidos en una iniciativa científica a 10 años para estimar y explicar la diversidad, distribución y abundancia de la vida en los océanos”. La meta es que el 2010 sea dado a conocer el primer y más extenso Censo Mundial de Vida Marina.

Durante los primeros 8 años de descubrimiento, los investigadores del CVM han encontrado cerca de 5.300 nuevas especies, de las cuales al menos 110 han sido sometidas a un riguroso proceso para ser reconocidas como verdaderamente “nuevas”.

Entre los proyectos destacados en el Informe CVM 2007/2008 se incluye uno dedicado a la búsqueda de surgencias activas de metano en el margen continental de Chile (http://www.ifremer.fr/comarge/en/index.html )  que ha contado con la participación de un investigador de la UCN, el Dr. Javier Sellanes, quien tomó parte en el Primer Congreso Mundial sobre Biodiversidad Marina, celebrado recientemente en Valencia.

Al finalizar ese encuentro científico, los alrededor de 500 expertos asistentes emitieron la "Declaración de Valencia", documento en el que destacan la grave preocupación que les genera el ritmo y la escala de cambios antropogénicos que tienen lugar en los océanos y el impacto de éstos en la biodiversidad y los ecosistemas marinos.

La declaración resalta el carácter esencial de los ecosistemas marinos para el bienestar humano y, en consecuencia, la necesidad de protegerlos a través de reservas y sistemas de gestión integrada, entre otras herramientas.

En este sentido, los expertos han destacado que el cambio climático está emergiendo "como una fuerza capaz de asestar el golpe de gracia a la biodiversidad del océano".

Sin embargo, apuntan, "a pesar de la enorme preocupación acerca de la salud de los sistemas marinos y de las operaciones de pesca a escala global, se está prestando protección a menos del uno por ciento de los océanos".

En la Declaración se afirma también que los esfuerzos en investigación para explorar la biodiversidad marina y evaluar su estado son, por ahora, "insuficientes, muy por detrás de los esfuerzos similares emprendidos en biodiversidad terrestre".

Fuente: Universidad Católica del Norte