ÁRICA.- La piscicultura marina (cultivo de peces) constituye una parte de la acuicultura, que incluye además, el cultivo de moluscos, algas y crustáceos, tanto en el mar como en agua dulce o en tierra.

 

La piscicultura marina ha logrado sus principales avances en Asia (lenguado, dorado) y Europa (lubina, dorada, turbot). En Chile se está desarrollando en forma pionera a nivel latinoamericano con el cultivo de peces planos (turbot, hirame), la engorda de salmón, y el desarrollo de investigaciones en lenguado, merluza, róbalo cojinoba, corvina dorado y otras especies de potencial interés comercial.

Precisamente este año, el Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (FONDEF) de CONICYT, y con el apoyo del Gobierno Regional e instituciones como SERNAPESCA y CORFO, aprobó el proyecto “Desarrollo e implementación de las tecnologías de acondicionamiento y reproducción de peces pelágicos: bonito (Sarda chiliensis) y dorado (Seriola lalandi) en la región de Arica-Parinacota”, presentado por el equipo de trabajo de la Universidad de Tarapacá, liderados por el Dr. Arnaldo Vilaxa Olcay (Director del proyecto), Renzo Pepe Victoriano (Investigador principal); y los profesionales Flor Vejar Durán  y Patricio Oxa Gallegos; y en conjunto con profesionales de la Universidad Católica del Norte, el Dr. Alfonso Silva Arancibia (Director Alterno), y los profesionales Marcia Oliva Arriagada  y Germán Lira Godoy. El proyecto recibirá para su ejecución un total de $328 millones provenientes de FONDEF.

Las instituciones beneficiarias del proyecto son la Universidad de Tarapacá y la Universidad Católica del Norte, siendo la primera quien lidera este interesante proyecto. Para desarrollar esta instancia se cuenta con el apoyo de la empresa local Agromar S.A. y de los Pescadores artesanales de Arica; y de dos empresas ligadas a la acuicultura, como Abraca S.A (Santiago) y Sinequanon S.A. (Coquimbo), cuya participación en esta iniciativa les permitirá diversificar sus actuales productos.

En conjunto, ambas universidades serán las encargadas de canalizar los conocimientos adquiridos hacia terceros, principalmente con programas tendientes a la transferencia de ciencia y tecnología hacia empresarios con menor desarrollo en las respectivas áreas de interés.

Según explicó el Académico de la UTA Arnaldo Vilaxa, la iniciativa persigue desarrollar, evaluar y transferir al sector productivo una tecnología base de cultivo para el bonito y dorado, especies marinas nativas de importancia económica, con miras a diversificar y ampliar la producción acuícola nacional, especialmente en esta nueva región.  

El programa tiene previsto para su primera etapa una duración de 42 meses (2008-2012), iniciándose en un principio en diciembre del presente año. El desarrollo del proyecto comenzara con la instalación de estanques de acondicionamiento de reproductores en el sector “La Capilla” a 10 kilómetros de la ciudad de Arica, y la posterior captura de 120 ejemplares  de cada especie. Paralelamente, se acondicionarán reproductores de dorado en las dependencia de la Universidad Católica del Norte en Coquimbo, según indicó el Académico de la UTA Sr. Renzo Pepe Victoriano, quien será el encargado de llevar la parte operativa de la investigación.

El proyecto, en esta etapa, pretende generar, a partir de la captura de ejemplares silvestres, un stock de reproductores para las especies bonito y dorado, los que permitirán obtener al final del proyecto, desoves exitosos y la tecnología base experimental para el cultivo larval de ambas especies.

En base a los objetivos planteados en este proyecto, el producto a obtener permitirá el escalamiento productivo del cultivo de ambas especies y sentará las bases científicas y tecnológicas para el cultivo en hatchery de bonito y dorado, lo que permitirá a las empresas asociadas evaluar su incorporación al rubro acuícola y entregar nuevos productos al mercado nacional e internacional.

La segunda etapa a presentar una vez terminado este proyecto, y que permitirá cerrar el ciclo biológico de ambas especies, considerará el escalamiento productivo a nivel piloto del cultivo de engorde de estas especies, el cual se lograra obteniendo una cantidad importante de peces de talla comercial de bonito y dorado.

La oportunidad que se presenta para iniciar la actividad acuícola en el  extremo norte del país como lo es la XV región, abre la posibilidad de diversificar la acuicultura existente en el sur de nuestro país, que por años ha sido la capital acuícola de Chile y América, agregó el investigador Renzo Pepe Victoriano.

La ventaja con que cuenta la acuicultura en la XV Región radica principalmente en la existencia de una serie de espacios marítimos aún inexplorados, donde existen áreas de indudable interés. Prueba de ello son las innumerables solicitudes de concesiones de acuicultura que se encuentran solicitadas, manifestó el académico, señor Arnaldo Vilaxa.

Además, el conocimiento tecnológico existente, permite proyectar estructuras de cultivo en zonas bastante menos protegidas que las que utiliza la acuicultura cotidiana, es por eso que si bien la existencia de zonas protegidas es una ventaja, tampoco es una limitante en tal sentido, finalizó el académico señor Renzo Pepe Victoriano.

Fuente: UTA