Eilat. La empresa israelí Seambiotic Ltd. ha revelado una tecnología para producir cantidades comerciales de combustibles provenientes de las algas. Esta tecnología se presento en una conferencia internacional de biotecnología marina.

 

La tecnología, permite el cultivo industrial de algas marinas a través del uso de las emisiones de dióxido de carbono de las plantas de energía. En vez de permitir que el gas contaminante (uno de los principales contribuyentes al calentamiento global) escapa a la naturaleza, el gas pasa a través de un proceso de filtración e ingresa a una piscina, donde es usado para “alimentar” a las algas marinas microscópicas. Las algas son usadas para producir combustibles.

De acuerdo a los científicos que desarrollaron esta tecnología, es posible producir un litro de combustible por cada cinco kilogramos de alga.

La tecnología fue desarrollada en la granja experimenal de Seambiotic Ltd. hace tres años, cerca de la planta de energía de Ashkelon, y se conto con el apoyo de la Israel Electric Corporation.

Las piscinas de algas están ubicadas a varios cientos de metros de las chimeneas, y son llenadas con el agua de mar que también es usada para enfriar las turbinas de la planta. El alga usada se encuentra en el mar Mediterráneo en pequeñas concentraciones, pero el dióxido de carbono les permite crecer en las piscinas a concentraciones de un millón de veces más grande.

La semana pasada, la empresa presentó una solicitud de patente en Estados Unidos.