(El Diario de Madryn).- Desde el año 2006, La Universidad Tecnológica Nacional, Regional Académica Chubut, participa del Programa de Voluntariado Universitario Nacional, propuesto desde la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación de la Nación. A través del mismo, todos los años, se convoca a las universidades del país a presentar ideas desde donde los estudiantes desarrollen tareas de investigación con un impacto social definido.

 

A mediados de pasado año el proyecto "Propuesta de desarrollo económico y social para la comunidad de pescadores artesanales de El Riacho, Golfo San José", fue seleccionado entre más de 1000 postulaciones. El primer proyecto presentado y aprobado surgió desde el Área de Acuicultura, que depende la carrera Ingeniería Pesquera y se desarrolló junto al CERELADI.

A la brevedad se conformó un equipo de trabajo integrado por alumnos y docentes de UTN, investigadores del Centro Nacional Patagónico y colaboradores, todos en carácter de voluntarios.
Asimismo se buscó el apoyo de la Asociación de Pescadores Artesanales de Puerto Madryn y la Secretaría de Pesca provincial.

El objetivo del proyecto consiste en interactuar con los alumnos de la escuela ubicada en el Ricacho San José, brindándoles charlas y talleres referidos a la biodiversidad del medio que los rodea, con especial énfasis en la vida del mejillón y los diferentes sistemas de cultivo que existen dentro de la actividad denominada Maricultura. El plan trazado contempla, también, diseñar algunos sistemas de captación de semilla de mejillón, en un antiguo banco, para probar la repoblación de la especie e involucrar a las familias que se dedican a la recolección de mariscos.
 
Vamos a la escuela
 
Luego de contactarnos telefónicamente con las docentes de la escuelita del Riacho, Marcia Panzar y Andrea Edith Bordenave, nos reunimos para incluir en sus planificaciones anuales, en forma lógica e integrada, los diferentes temas.

En abril de 2008 se dio comienzo a una serie de charlas educativas, destinadas a los alumnos de la Escuela de la Aldea, dictada por profesionales afectados al proyecto, invitados y alumnos voluntarios.

El primer taller estuvo destinado al estudio de los organismos invertebrados de la zona, y dado el interés demostrado por los alumnos, se realizó un segundo encuentro sobre el mismo tema. El siguiente trabajo estuvo enfocado al reconocimiento de las aves de la zona, y su método de estudio, y el cuarto abarcó específicamente la biología del mejillón y sus técnicas de cultivo. Nuevamente, en función del entusiasmo mostrado por los docentes y alumnos de la escuela, se programó un nuevo encuentro en el que se trabajó sobre el armado de maquetas que representen los distintos sistemas de cultivo utilizados para la producción de moluscos bivalvos.
 
Etapa experimental
 
A fines del año pasado el equipo diseñó y colocó dos estructuras de captación de semilla en un viejo banco de mejillones tomando como referencia una prueba realizada con anterioridad por un pescador de la zona. En agosto de 2008 fueron instaladas nuevas estructuras con la misma finalidad. La idea fue probar diferentes materiales y zonas en el banco de mejillones.
De esta manera se dio inicio a la etapa experimental del proyecto. Se llevaron a cabo varios viajes a la zona para constatar la efectividad de los sistemas y, durante el último relevamiento realizado en el mes de noviembre, se pudieron comprobar resultados alentadores que permitirán continuar durante el próximo año, con las distintas experiencias.  Por último, cabe destacar el entusiasmo con que se estuvo trabajando en las distintas actividades por parte del equipo y la integración al mismo de amigos y familiares de los voluntarios que, al conocer la experiencia, se sumaron al grupo.
 
Voluntarios
 
Si bien el Programa propuesto por Nación apunta a incluir estudiantes universitarios, fue muy gratificante, para todos, la participación de: Luis Alberto Rizza, Silvio Roa, la Técnica en Maricultura y Procesos Pesqueros Verónica Rodrigues, las Dras. del CENPAT Inés Elías, Sonia Laurenti, María Laura Reyes y María de los Ángeles Hernández, los alumnos Carmona Andrea, Julián Vernieri, Manolo Escanes, Martín Maraccini, Gustavo Dunklen, Darío Tsablis, Latour Ezequiel, Brian Lewis, Celeste Ferruggia, Virginia Lara y las docentes Lic. Cecilia Castaños e Ing. Diana Bohn.

Fuente: http://www.diariodemadryn.com