SINTEF , Noruega
Traducción: Aquahoy

El Presidente del SINTEF Fisheries and Aquaculture,  Karl Andreas Almås, se agacha sobre su laptop, abre una de sus presentaciones y encuentra una ilustración. Esta muestra una curva roja y una curva azul. Almås luego indica el punto en donde ellos se encuentran, e indica que el mensaje no puede ser repetido frecuentemente: existe una amplia brecha entre la demanda mundial por pescado y lo que nosotros cosechamos de las poblaciones silvestres del mundo.

 

Las estadísticas son claras: si no hacemos nada sobre el exceso de pesca, las poblaciones de peces silvestres desaparecerán. Al mismo tiempo, la población mundial continúa creciendo y con esto la demanda mundial por alimento.

“Sobre una base global, actualmente tenemos un consumo promedio anual de 15-16 kilogramos de pescado por persona,” dijo Almås.  “Si continuamos consumiendo a esta tasa, necesitaremos duplicar la producción de pescado de cultivo en los próximos 20 años. Hacer esto de una forma sustentable será el principal desafío.”

Ejercicio de equilibrio

Así como expreso su preocupación, el presidente también es optimista. Debido a que es el jefe de la mayor institución de investigación para tecnología pesquera y acuícola de Europa, Almås conoce sobre las condiciones en el mar y como este puede ser alcanzado.

De acuerdo con Almås, hay dos partes principales en el trabajo hacia una acuicultura sustentable, pero ellos están bien relacionados:

Uno es el desarrollo de tecnología para una mayor captura selectiva y moderada de especies en el mar para permitir el crecimiento natural de las poblaciones y solo capturar la cantidad que nosotros actualmente queremos. Esto también puede ocurrir sin que la flota pesquera emplee una elevada cantidad de energía.

La otra es incrementar la eficiencia del sector de la acuicultura. Las estadísticas del presidente muestran que la diferencia entre la producción pesquera en 1980 y lo que nosotros requeriremos en el 2030, es un total de 60-70 millones de toneladas de pescado de cultivo. Esto indica, entre otras cosas, que debemos parar de usar el pescado como alimento para los peces en cultivo. El pescado capturado en el mar debe ser alimento para los humanos. Por consiguiente, necesitamos encontrar alimentos alternativos que pueden ser capturados en el nivel mas bajo de la cadena alimentaria. Los aceites y proteínas vegetales pueden ser utilizados como ingredientes para el alimento en la industria de la acuicultura, y esta es un área donde algunos científicos vienen trabajando. Otra alternativa es convertir el gas natural en bio proteínas, también denominadas proteínas celulares.

Necesitamos tener éxito en encontrar nuevas especies de peces de cultivo y desarrollar la tecnología que posibiliten una producción rápida y con mayor costo-efectividad de especies de peces que ya estamos cultivando.

Si Almås alcanza sus visiones de desarrollo tecnológico y transferencia de conocimiento, habrán pocos días tranquilos para el y sus colegas del SeaLab del SINTEF en Brattørkaia en el puerto de Trondheim. Sin embargo, ellos están en el camino para encontrar soluciones para los desafíos.

A pescar en el nivel bajo de la cadena alimentaria

Uno de los científicos que esta muy ansioso de poner su conocimiento de acuicultura en práctica es el Director de Investigación Håvard Røsvik. Junto con el diseñador de productos y colega Mads Heide, Røsvik viene trabajando en los últimos detalles de una nueva animación. Esta nueva animación muestra uno de los proyectos de investigación: un barco rastreador con burbujas, que es el único en el mundo. El video muestra una descripción del barco rastreador que utiliza burbujas de aire, en vez de redes, para atrapar a sus presas: Calanus finmarchicus, de 3 mm de longitud y rico en proteínas.

“Esta pequeña criatura, que se ubica en la parte baja de la cadena alimentaria, contiene grandes cantidades de proteínas y grasas marinas,” dijo Røsvik.

El video muestra a un bote rastreando sobre un área suave, mientras que libera burbujas de aire en el fondo del mar. Debido a que C. finmarchicus contiene muchos pelos en su pequeño cuerpo, se adhiere a las burbujas de la misma forma en que un clavo se adhiere a un imán, y flota en la superficie. Luego las pequeñas criaturas son colectadas con una malla fina y entran a una cámara de captura con la ayuda de un sistema de bombeo.

El desafío fue capturar el volumen suficiente. Con este rastreador, se pueden capturar los volúmenes suficientes para hacer de esto rentable. Ciertamente existe mucho que capturar: los cálculos muestran que hay de 300 a 400 millones de toneladas solo en las aguas Noruegas.

“Capturando solo el 1% de esta biomasa podríamos cubrir los requerimientos para la industria acuícola de Noruega,” dijo Røsvik.

El efecto de 90 grados

Otro desafío de Røsvik y sus colegas es la captura selectiva: Desarrollar sistemas rastreadores que hagan posible capturar a los peces con la talla correcta, sin dañar a los peces pequeños.

“La pesca de arrastre representa el 40% de la producción total de pescado n el mundo,” manifestó Røsvik. “Las mejoras de este método de pesca producirá mayores consecuencias para las diferentes poblaciones de peces y las áreas en donde ellos viven.”

Una simple, pero extremadamente solución efectiva para hacer del arrastre mas selectivo ha sido girar la red de arrastre 90 grados.

“Esta es una idea que estamos probando en nuestro tanque en Hirtshals en Dinamarca,” dijo Røsvik. “Los científicos conocen que los peces frecuentemente se dañan en los copos debido a la turbulencia que se presenta alrededor de los copos tradicionales, causando que ellos naden de lado a lado.”

Sin embargo, mediante el cambio de las redes al final de los pocos, los científicos de SINTEF utilizaron un método que no causa turbulencia: conocer que los acoplamientos en posición hacia fuera permanezcan los mas abiertos posibles. Esto da resultado. La sección representativa fue 12 veces mayor y se redujo los movimientos de balanceo en comparación con los copos tradicionales. De esta forma, las mallas permanecen abiertas cuando la rastra esta extendida. Esto permite que los peces pequeños escapen y que los peces grandes se han menos dañados. También se redujo el consumo de energía. Una gran proporción de la flota de arrastre que pesca frente a la costa de Islandia, Escocia y Nueva Zelanda está adoptando esta idea.

Cultivo de bacalao

En el SeaLab de SINTEF. Trina Galloway viene trabajando en áreas que incluyen el desarrollo de nuevas especies de cultivo. Galloway esta evaluando los resultados de una de las últimas pruebas del departamento: “adolescentes” de 15 cm de longitud nadan en los tanques. En dos años, estos serán bacalaos adultos que alcanzaran precios altos en los restaurantes.

Uno de los desafíos asociados con el cultivo de bacalao ha sido encontrar el alimento adecuado para la larva recién eclosionada. Mientras que la larva del salmón eclosiona con un “paquete de comida” y desarrolla un sistema digestivo funcional relativamente rápido, el bacalao requiere para su desarrollo plancton vivo.

“Con respecto al bacalao, la eclosión de los huevos no es suficiente,” dijo la bióloga. “Necesitamos tener control sobre todo el ciclo de vida, incluido los factores que contribuyen a que el pez crezca. Las condiciones necesitan ser las óptimas.”

Ecosistema para las larvas de bacalao

Lo que parece ser tanques plásticos ordinarios con pequeñas criaturas que nadan, son un pequeño, pero balanceado, ecosistema. En cada tanque, el fitoplancton, zooplancton y las larvas de peces viven en perfecta armonía, y factores físicos como flujo del agua, temperatura y luz son ajustados de forma precisa. Al final del pasillo, hay contenedor plástico de dos metros de alto (bioflitro). Este es el corazón de las instalaciones,  que contiene la flora bacterial y en donde se recircula el agua de cultivo.

Para las larvas de peces es importante tener condiciones de crecimiento estables al inicio de su desarrollo.

“Este el hatchery de peces marinos del futuro,” dijo Galloway.

De mono a policultivos

Pero el futuro de la acuicultura ofrecerá desafíos diferentes a la buna calidad del agua para los hactheries y nuevas alternativas de alimentos. La mejor utilización del área de cultivo y la energía en el alimento será de suma importancia.

“En promedio, el salmón utiliza solo entre el 20-25% de la energía en el alimento para su crecimiento,” dijo Galloway. “El remante es separado como desecho o desaparece fuera de las jaulas.”

Con esta idea, los investigadores han diseñado un sistema para el cultivo de tres especies. La idea es cultivar en el mismo lugar a especies que viven en diferentes niveles de la cadena trófica.

“Si tenemos éxito en mantener el salmón, mejillones y kelp en el mismo sistema, el alimento será totalmente utilizado debido a que los mejillones y kelp aprovechan el alimento no consumido por los peces,” explicó Galloway.

Las operaciones de acuicultura de esta forma es relativamente nueva en Noruega, pero no desconocida en países acuícolas de oriente. Los investigadores de SINTEF aplicaran la idea y lo desarrollaran en mar abierto, y este precisamente es el lugar donde las piscigranjas del futuro se localizarán.

Acuicultura oceánica

“Si la industria de la acuicultura creciendo mundialmente, esto debe darse en el mar,” dijo Arne Fredheim. “La acuicultura en mar abierto es algo que hacemos bien en Noruega, y este conocimiento es demandado por clientes de todo el mundo.”

Hay muchas razones porque el sector de la acuicultura se esta orientado a mar abierto. La calidad del agua es mejor que en las áreas cerca de la costa y la temperatura es mas estable (un factor que mejora la calidad de la carne del pescado). Además, la tasa de flujo de la corriente se incrementa, y con esto el abastecimiento de oxígeno a las jaulas.

Fredheim esta trabajando en el desarrollo de piscigranjas para mar abierto. El es director de CREATE, un centro de innovación en la tecnología acuícola y una de las áreas de concentración estratégica del Research Council of Norway dentro de la innovación.  Fredheim y sus colegas de NTNU y SINTEF recibieron fondos de investigación. Una de las visiones de los científicos es avanzar a una piscigranja que “piense por si misma”. Estas piscigranjas serán capaces de flotar cuando las condiciones son las adecuadas y sumergirse en el mar cuando estén expuestas a malas condiciones climáticas. Es probable que esta visión sea realidad en 10 a 15 años.

“Nuestro trabajo es ver el total, procesos integrados, desde los tecnológicos y lugares operativos hasta los desafíos biológicos,” dijo Fredheim.

Actualmente los científicos están trabajando en el desarrollo de estas piscigranjas a través de proyectos diferentes. Uno de los desafíos es encontrar el tiempo que demora una jaula sumergida en regresar a la superficie.

“Algunas especies pueden sufrir descompresión,” dijo Fredheim. “Ascender rápidamente, por ejemplo, hace que reviente la vejiga del bacalao. Lo ideal seria una jaula que requiera de varios días para completar el ascenso a la superficie.”

Utilizando todo el pescado

En su oficina Marit Aursand esta revisando un informe sobre “alimento functional”, uno de los últimos conceptos dentro de la tecnología de los alimentos. El alimento funcional es el alimento que además de proporcionar nutrición contiene propiedades benéficas para tu salud. Un ejemplo es el alimento para reducir el colesterol, que se ya se encuentra disponible para su venta al publico. Este es un mercado creciente. Como director del Departamento de Tecnología del Procesamiento, esta es un área en el cual Aursand esta interesada.
 
“Uno de nuestros principales desafíos, mas que conocer los que se usa como alimento para humanos, es conocer si las partes que no pueden ser usadas para la alimentación pueden ser usados para aceites marinos, alimentos de animales y productos de la salud,” dijo Aursand.

“Productos como estos pueden ser agregados a otros alimentos para proveer beneficios a la salud. Por ejemplo, el aceite de pescado puede ser agregado al yogurt. El pescado tiene el potencial para ser usado al 100%. Si nosotros gestionamos el desarrollo del proceso de automatización para alcanzar este objetivo, esto podría convertirse en una importante industria para Noruega.”

Y con la visión de Marit Aursand, junto con las nuevas soluciones para el equipamiento pesquero, métodos de pesca y cultivo para tierra y mar, ¿Podremos tener esperanza de la nueva cara del mar?