Por: Rafael H. Guadarrama
(Once Noticias).- Peces, moluscos y crustáceos son un regalo del mar que brinda sustento a un millón de familias en nuestro país.

 

No obstante, prácticas inadecuadas y el desconocimiento de nuestros recursos acuáticos han provocado que esta actividad esté en riesgo.

Miguel Ángel Cisneros Mata, director del Instituto Nacional de Pesca, dijo: “cómo vamos a hacer para soportar las pesquerías sabiendo que el 80% de ellas están al máximo sustentable, lo cual significa que si no las cuidamos se nos pueden colapsar”.

La industria pesquera en México enfrenta varios problemas muy serios. Uno de ellos consiste en la sobreexplotación y baja productividad. Esto se aprecia al compararnos con países como Chile, con una zona explotable de litoral 30% menor a la nuestra, pero con una producción en pesca tres veces superior, y de cinco veces en lo referente a acuacultura.

A este hecho se suma el pobre consumo nacional de productos marinos.

Humberto Villarreal Colmenares, coordinador del Programa de Acuacultura de CIBNOR, expresó: “somos un país que consume menos de lo que recomienda la OEA, que debe consumirse en términos de proteína de origen acuático, de mariscos, digamos que consumimos menos de 8, 9 kilos, y deberíamos estar consumiendo 12 kilos por año, por persona”.

El calentamiento global también es una amenaza. La dispersión de las especies marinas por el cambio de temperatura obligará a las embarcaciones a hacer recorridos más largos e incrementar sus gastos en combustible, insumo que absorbe 60% de la producción.

“La temperatura del agua de los océanos está subiendo, esto está perfectamente demostrado, está medido, y muchas de las especies se están desplazando hacia aguas que hoy tienen la temperatura que solían tener sus originales sitios de distribución”, comentó Adrián Fernández Bremauntz, presidente del Instituto Nacional de Ecología.

“El impacto sería aún mayor, porque entonces ahora no sólo se tendrían que desplazar más lejos, sino que posiblemente encontrarían menos capturas”, manifestó Miguel Ángel Cisneros.

Para enfrentar estos problemas, la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca ha comenzado a diseñar, con diversos organismos gubernamentales y académicos, un programa rector de planificación para la industria. El ambicioso objetivo es lograr que la producción marina prácticamente se duplique para el 2030.

Parte de la solución pasa por el impulso a la investigación científica ya que los expertos pueden identificar los sitios más adecuados para capturas.

“Ahí, todavía existen del orden de 300 mil, 400 mil toneladas que no han sido explotadas, son vírgenes, y bajo un esquema de pesca sustentable podemos incrementar en un buen porcentaje la pesca del país”, apuntó Sergio Hernández Vázquez, director del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste.

Sin embargo, la mayor apuesta será reducir el número de capturas en alta mar y fomentar la producción de alimentos en granjas acuícolas. De esta manera, se podrá aumentar la producción y facilitar el abastecimiento a las ciudadeslo que podría aumentar el consumo.

“Estamos hablando de cuadruplicar la producción en los próximos 20 años, el plan rector marca la posibilidad de pasar de 250 mil toneladas a producir un millón 250 mil toneladas para el 2030”, expuso Humberto Villarreal Colmenares.

Para ese año se estima que la acuacultura tendrá un potencial de generación de más de mil nuevas empresas, con posibilidades de crear 25 mil nuevos empleos directos y más de cien mil indirectos.

Para lograr estos proyectos, será necesaria una inversión pública y privada de 25 mil millones de pesos. Algunos pescadores mexicanos piden contemplar subsidios y capacitación a quienes por limitaciones técnicas, continúan realizando una explotación no sustentable del mar. También pide instaurar políticas que garanticen un mayor control del mercado.

“La necesidad económica uno, y la otra, que el mercado demanda productos en diferentes épocas del año, entonces habrá restaurantes, zonas turísticas donde pidan abulón, te pidan langosta en todo el año y bueno, es la forma más fácil de sacar, ganar un buen recurso”, declaró Jesús Salvador Verdugo Ojeda, de la Federación de Sociedades Cooperativas de la Industria Pesquera BC.

La pesca en México se basa en la explotación de 60 especies marinas. El país ocupa el lugar número 17 en materia de pesca y aporta el 1.5% de los alimentos marinos del mundo.

Fuente: http://oncetv-ipn.ne