CANARIAS (Ecologistas en Acción).- Ben Magec-Ecologistas en Acción plantea que algunos problemas de este Plan de Ordenación de la Acuicultura impulsado por el Gobierno de Canarias son que no se estudia bien la introducción de especies exóticas (como la lubina o la corvina), que no se reglamenta bien el trabajo de los operarios, sobre los problemas que causan las redes protectoras que en algunos sitios están siendo la causa de la muerte del águila pescadora y la poca distancia con los sebadales, entre otros.

 

Para Ben Magec-Ecologistas en Acción, el riesgo de rotura de las jaulas es común y los escapes de peces “exóticos”, como al corvina blanca, son habituales. Pescadores profesionales y recreativos de las islas pescan cada vez con mayor frecuencia ejemplares de éstas especies donde nunca antes lo habían hecho, en muchos casos a distancia considerable de las jaulas de cultivos. El riesgo de rotura podría ser aun mayor en aquellas zonas de industria de acuicultura ubicadas en las costas N y NO de las islas donde el oleaje es mayor. Esta organización ecologista considera que la realización de estudios orientados a conocer con exactitud el alcance de estas o nuevas introducciones en los diferentes ecosistemas canarios es un paso previo imprescindible para garantizar la sostenibilidad del sector acuícola y pesquero en Canarias. Además, para lograr este objetivo, se deberían impulsar aquellos estudios orientados a posibilitar el cultivo de especies autóctonas como especies objetivo para la acuicultura en Canarias.

Heriberto Dávila, responsable del Área de Mar y Litoral de la Federación ecologista, considera imprescindible que se respeten las distancias de amortiguamiento (buffer) con respecto a las comunidades marinas a proteger, como por ejemplo los sebadales, en la delimitación de las zonas de industria de acuicultura, con un mínimo de 300 metros.

La organización ecologista también hace notar en estas alegaciones que es importante que se considere el posible impacto de una interacción entre operarios de las jaulas y especies salvajes, ya que interacciones con delfín mular (Tursiops truncatus) y tortuga boba (Caretta caretta) ya han sido observadas en este contexto. Se tendrían que evitar estas interacciones, incluyendolas en las “Medidas de Buenas Prácticas a adoptar” (apartado 7.2.2 del Informe de Sostenibilidad Ambiental).

Otra consideración importante que hacen estas alegaciones es el posible impacto de las jaulas sobre las parejas nidificantes de águila pescadora (Pandion haliaetus), especie catalogada en la categoría de “en peligro de extinción” en el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias. Ben Magec-Ecologistas en Acción propone como medida para evitar la colisión del ave con la red superior (antipredación), que en aquellas zonas donde es posible, probable o segura la presencia de esta especie las redes le sean lo suficientemente visibles, incluso en perjuicio de minimizar el impacto visual de las jaulas (apartado 6.2.1.3 del Informe de Sostenibilidad Ambiental del PROAC).

Alegaciones al Informe de Sostenibilidad Ambiental del Plan Regional de Ordenación de la Acuicultura de Canarias  

Fuente: http://www.ecologistasenaccion.org