Avilés (La Nueva España). En la ría del Nalón, los pescadores suelen dar la misma respuesta cuando se les pregunta qué pasa con la angula y su escasez, cada vez más acusada, de las aguas: «Es una especie caprichosa. ¡Quién sabé!».

 

Con lo de «caprichosa» se refieren así al complicado ciclo vital de la anguila, al que hizo referencia ayer Patrick Prouzet. El investigador francés hizo una exposición resumida de las distintas fases de la especie: la reproducción en el lejano mar de los Sargazos, el traslado de las larvas por el Atlántico Norte hacia Europa y su entrada en las cuencas fluviales, donde crece y se transforma en anguila.

«Uno de los principales problemas para recuperar la especie es que, a diferencia del salmón, no se puede criar en piscifactorías», señaló Prouzet. «Su ciclo vital es complejo, necesita unas condiciones ambientales específicas difíciles de aportar». El investigador calcula que la cría de angulas no será posible, incluso, en un período de 10 o 20 años.

Por tanto, Patrick Prouzet apuesta por adoptar medidas con el fin de proteger y recuperar la especie. En este sentido, se refirió a la necesidad de aplicar mejoras ambientales en la parte baja de los ríos, «las más contaminadas y perjudicadas», donde se suele instalar la anguila. Y también facilitar el remonte de los ejemplares a la parte alta de los ríos, con mejores condiciones.

Fuente: http://www.lne.es/