Por: Javier Ojeda, Gerente de APROMAR
Cádiz, España

El consumo de pescados en España -que alcanza los 37 Kg/año/persona- sobrepasa con creces el de la Unión Europea, que es de tan solo 27 Kg. España importa 6 de cada 10 Kg de productos pesqueros que consume.

 

La actual crisis financiera y económica está afectando dramáticamente el mercado del cultivo de peces marinos de España, especialmente a las empresas productoras de dorada. Para quienes producimos pescado de crianza, cualquier cambio en los mercados pesqueros a nivel local o global se traslada directamente a nuestros resultados. También las variaciones en la demanda por motivos macroeconómicos. Además, la actual crisis crediticia afecta de forma especialmente fuerte a nuestra actividad debido a una mayor dependencia del préstamo financiero por nuestra necesidad de financiar el capital circulante de ciclos de producción de varios años.  

En la última reunión de la Junta Nacional Asesora de Cultivos Marinos (JACUMAR), mantenida el pasado 26 de noviembre en Madrid, la Asociación Empresarial de Productores de Cultivos Marinos de España, (APROMAR), realizó un balance de la situación del sector, y presentó a JACUMAR la coyuntura a la que se enfrenta este sector, con el fin de poner en su debido contexto y priorización todas las acciones, planes y proyectos que giran actualmente en torno a la acuicultura.

Los principales temas presentados por APROMAR en la reunión fueron el impacto negativo de la actual crisis financiera y económica en el mercado del cultivo de peces marinos de España, el trabajo realizado por APROMAR para promover la constitución de Agrupaciones de Defensa Sanitaria (ADS) de piscicultura marina en cada una de las Comunidades Autónomas con producción acuícola, y la felicitación a la Secretaria General del Mar por el buen desarrollo del Plan de Acción de la Acuicultura Marina 2007-2008.

Acciones para abordar la crisis

En el momento actual, todas las especies de crianza de mar producidas por nuestras empresas se están viendo afectadas por los impactos de la crisis económica mundial, pero es especialmente crítica la situación de la dorada. Varias son las empresas españolas que se están planteando en estos momentos Expedientes de Regulación de Empleo y alguna incluso su cierre.

A esta compleja situación se le superpone la problemática propia del sector, que combina incrementos en la oferta tanto en España como la que llega a los mercados desde otros países del Mediterráneo, con la retracción en la demanda, con insuficiente consolidación comercial propia y con el reforzamiento de la abusiva capacidad de compra de la gran distribución.

Desde APROMAR somos conscientes de que no existen ni soluciones simples ni herramientas directas para actuar sobre el mercado. También que una parte sustancial de la responsabilidad para salir adelante está en las manos del sector. En este contexto, como APROMAR hemos aprovechando la reunión de la JACUMAR para insistir a las administraciones responsables de la acuicultura a nivel estatal y de comunidades autónomas que deben asumir su responsabilidad. Las reivindicaciones de APROMAR forman un decálogo de acciones de gran importancia.

Primero: Actuando para mejorar la transparencia de los mercados. Debe evitarse la persistente e incorrecta identificación de los productos pesqueros en los puntos de venta al consumidor final, que nos hace mucho daño y que debe resolverse sin demora. Algunos casos claros que hemos identificado son los productos descongelados que se venden sin indicación de ello en los puntos de venta, junto con el verdaderamente fresco o las  inexactitudes en la indicación del país de origen, etc. También fomentando los Observatorio de Precios de los Alimentos como el que ha establecido el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM), para conocer qué pasa con los precios que descienden para los productores en su primera venta pero que se mantienen casi constantes en los Precios de Venta al Público (PVP).

Segundo: Actuando para rebajar los costes fiscales, cánones y tasas que soportan -en muchas ocasiones injustificadamente- las empresas de acuicultura. Por ejemplo adecuando las excesivas Tasas de Puertos, las de Vertidos o ajustando las cotizaciones a la Seguridad Social por accidentes laborales y enfermedades profesionales a los riesgos reales de los puestos de trabajo.

Tercero: Coordinando las políticas para acuicultura entre las diferentes CCAA. Esto en cuanto a las titulaciones profesionales, el etiquetado de los productos, las notas de venta, etc., ya que aunque no se perciba directamente, la proliferación de normas diferentes entre CCAA que -si bien es competencialmente legítima- merma la competitividad de nuestras empresas.

Cuarto: Desarrollando e implementando Planes Estratégicos. La acuicultura es una actividad que necesita contar con un marco de desarrollo a largo plazo. Hacen falta Planes Estratégicos a nivel Europeo, Estatal y de CCAA y sobre todo que exista una buena coordinación entre ellos.

Quinto: Investigando el comportamiento anómalo en los mercados de otros pescados. Es el caso, por ejemplo, de los filetes de Panga, que es cuando menos irregular, pues cuenta con una huella ambiental desastrosa,  una seguridad alimentaria que requiere un mayor control y valores nutricionales insuficientes comparados con la oferta habitual de pescados.

Sexto: Mejorando el conocimiento disponible sobre los mercados. La información sobre el consumo de nuestros productos, o sobre las preferencias y decisiones de los consumidores sigue siendo insuficiente o tardía. Son necesarios más estudios específicos para poder decidir y actuar.

Séptimo: Ofreciendo ayudas de Minimis para compensar los incrementos de costes del pienso. Estas ayudas deben implementarse a nivel nacional y de Comunidades Autónomas para compensar el incremento del precio de nuestro principal insumo.

Octavo: Promoviendo iniciativas de apertura de nuevos mercados. Aunque España sea uno de los mayores mercados para los productos pesqueros, debemos consolidar ventas en otros países que pueden ser excelentes mercados para nuestras empresas.

Noveno: Apoyando la competitividad en general de las empresas del sector. Esto en cuestiones muy concretas como puede ser un Plan para el control de los cormoranes en las instalaciones de cultivo, o apoyando la constitución de Agrupaciones de Defensa Sanitaria (ADS) eficientes.

Y décimo: Fomentando una innovación tecnológica verdaderamente útil: Sabemos que la innovación es una de las claves de nuestro futuro, y además que la innovación que se promueve y cofinancia desde las administraciones se va convirtiendo con los años en una de las pocas vías de apoyo legalmente disponibles para apoyar la competitividad de las empresas, y en ello es clave el rol que pueden llegar a jugar los Planes Nacionales de Cultivos Marinos financiados por el Ministerio de Medio Marino a través de la JACUMAR.

Defensa Sanitaria en la piscicultura marina

Por otra parte, en relación a la constitución de Agrupaciones de Defensa Sanitaria (ADS),  se acaba de constituir la ADS de Valencia y tanto en Canarias como en Andalucía y Murcia los trabajos de constitución ya están bastante avanzados. Estas entidades serán clave para la mejor Política Sanitaria al establecer programas sanitarios propios y por tener el derecho de extensión de sus normas a terceros. Para el funcionamiento de las ADS es la necesaria una coordinación entre todas. Para ello APROMAR está ya trabajando en la constitución de una Federación de ADS de manera que no sólo coordinen sus políticas y normas, sino que además puedan trabajar conjuntamente a nivel estatal y europeo para que las normativas veterinarias sean acordes con las especies producidas en España.

Plan de Acción de la Acuicultura Española 2007-2008

Finalmente, en las próximas semanas finaliza el periodo de vigencia del Plan de Acción de la Acuicultura Española 2007-2008, llevado a cabo por la Secretaria General del Mar (SGM). Para APROMAR este Plan ha servido para mejorar la competitividad de la acuicultura española, como era su objetivo.


Es evidente que con este tipo de acciones no es posible corregir las fuertes distorsiones que se vienen produciendo actualmente en los mercados, pero sin duda colabora para que las empresas españolas estemos en estos momentos en mejor posición que nuestros competidores de otros países.

APROMAR agradece no sólo la realización del conjunto de actividades que incluyó encuentros y conferencias, expediciones al extranjero, un Sistema de Seguimiento de Mercados Internacionales por Internet, el apoyo a la Plataforma Europea Trasnacional de promoción de la acuicultura y estudios sobre las producciones y mercados acuícolas de diversos países, sino también la disposición de la SGM a aceptar la opinión del sector en cada momento para su desarrollo y a la inclusión de nuevas propuestas realizadas por nosotros.

Además valoramos que se haya decidido desde la SGM la continuidad de este Plan de Acción para 2009 y 2010, y esperamos que cuente con una dotación económica suficiente.