(RNV).- Irán es el primer productor mundial en esta especie de pez de agua dulce y por ello el convenio de cooperación técnica entre las dos naciones apunta esencialmente al fortalecimiento de la productividad truchícola en Venezuela.

 

Una delegación de seis expertos en truchicultura de la República Islámica de Irán, en convenio bilateral con Venezuela , después de hacer un recorrido por la zona andina, señalaron que el territorio venezolano tiene en los estados Mérida y Táchira un gran potencial para la producción de truchas.

El país del Oriente Medio es el primer productor mundial en esta especie de pez de agua dulce y por ello el convenio de cooperación técnica entre las dos naciones apunta esencialmente al fortalecimiento de la productividad truchícola en la región venezolana, de acuerdo a declaraciones de Jorman Rodríguez Gerente General del Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas (INIA), quien les acompañó durante su itinerario en compañía de otros funcionarios del órgano público.

La delegación árabe también estuvo acompañada por autoridades del Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y Tierras (MPPAT) como ente rector y del Instituto Socialista de la Pesca y Acuicultura (INSOPESCA).

El equipo islámico conformado por dos miembros del Ministerio de Agricultura de Irán y 4 representantes de la Pass Peyab Consulting Engineers, empresa que labora para dicha entidad, visitó en el estado Mérida el Campo Experimental La Mucuy del INIA, la unidad de producción artesanal Truchicultura El Oso Frontino y la productora privada Truchicultura Santo Domingo (la más grande del país y fundada en 1954). Asimismo, visitaron en Táchira el Campo Experimental San José de Bolívar.

El recorrido además sirvió para evaluar las debilidades y fortalezas en la producción de este vertebrado marino, de zonas frías. En Venezuela, la región merideña es el estado que produce alrededor del 90% de la producción nacional.

Para Trino Peña propietario de la Truchicultura El Oso Frontino explicó que, “estamos bastantes contentos y agradecidos por la visita que nos han hecho los iraníes a nuestra pequeña granja, como bien sabemos tienen una gran experiencia en la producción de trucha en el mundo. Esperamos mejorar la calidad de nuestra productividad gracias a sus recomendaciones”.

También resaltó Peña que, “la producción de trucha es un producto que no contamina las aguas, por tanto es muy rentable trabajarla ya que no se usan fungicidas, abono ni químico alguno y así, contribuimos a preservar el ambiente”.

Bahareh Hassanzadeh, la única mujer de esta representación musulmana, manifestó desde su perspectiva como ingeniera de la Pass Peyab que, “Venezuela tiene un potencial para explotar por muy largo tiempo la producción de truchas, dado a sus recursos minerales y climáticos, principalmente en Mérida. Hay muy buenas perspectivas”. Igualmente manifestó que en el recorrido conoció, “lugares muy bellos y acogedores, gente muy bella, comida muy rica y variada es muy bella Venezuela”, recalcó.

“La hospitalidad que nos han brindado en Venezuela ha sido muy grata, así que agradecemos al INIA y a INSOPESCA por todas las atenciones”, agregó Davood Amiri, como enviado del ente agrícola de su país.

Asimismo, Amiri expuso que su país a través del ministerio que él representa tiene un gran interés en apoyar a Venezuela en el área de truchas, considerando sus riquezas naturales. Falta concretar los proyectos para aumentar la producción y el INIA junto a INSOPESCA tienen todas las ventajas para lograrlo con el apoyo de los técnicos de Irán.

La visita iraní culminó en el pueblo costeño de Choroní estado Aragua, a objeto de revisar los proyectos concretos de ambos países en materia de: truchas, camarones y estación psícola. Esta última con miras a ponerse en marcha en dicha costa.

El Gobierno Bolivariano y sus esfuerzos en el sector productivo siguen dando muestra del avance hacia la independencia agroalimentaria, este tipo de cooperación binacional son un reflejo de ello, los logros agropecuarios cada día se materializa más a favor del pueblo Venezolano.