Debido a que los “ranchos” de atún se expande rápidamente en la península de Baja California en la costa del Pacifico, un equipo de investigadores de Estados Unidos y México están emprendiendo un estudio de la industria.

 

La práctica se inició en 1996, pero las temperaturas favorables y la falta de regulaciones permitieron el rápido crecimiento de los “ranchos” de atún, según la World Aquaculture Association.

La acuicultura de atún no se desarrollo en los Estados Unidos, debido a las regulaciones restrictivas ya los conflictos en el uso de la costa.

Junto con el incremento de la producción y la demanda, las preocupaciones ambientales y de conservación se vienen incrementando.

Buscando las mejores prácticas

Los investigadores Charles Yarish, profesor de ecología biología evolutiva de la Universidad de Connecticut - USA, y Barry Costa-Pierce, director de la Rhode Island Sea Grant y profesor de pesquería y acuicultura en la University of Rhode Island - USA, están trabajando con José Zertuche, un profesor de oceanografía de la Universidad Autónoma de Baja California – México, en la evaluación de las poblaciones de atún y sardinas a lo largo de las costas de California y el golfo de California.

El estudio es financiado por la Packard Foundation. Los investigadores están examinado las prácticas de acuicultura, y evaluando los temas de gobierno y sociales, asociados a los “ranchos” de atún que se sustentan en la captura.

Ellos esperan determinar las mejores prácticas y hacer recomendaciones respecto a los métodos necesarios para desarrollar con éxito la reproducción en cautividad, alimentos, y sistemas no contaminante para la crianza de atún.

Actualmente, las embarcaciones pesqueras capturan a atunes de dos años de edad, cuando ellos están nadan a lo largo de la costa, luego son llevados cerca de la costa y encerrados en jaulas circulares, donde son alimentados con pequeños peces como sardinas, por varios meses antes de ser comercializados.

“Las operaciones de atún en México, son frecuentemente denominadas incorrectamente ‘granjas’, cuando es más apropiado el término ‘rancho’,” dijo Yarish, debido a que ellos usan peces capturados en la naturaleza tanto para el cultivo como para la preparación de alimentos.

Una “granja” verdadera es aquella en la cual el pez es criado desde huevo hasta el estado adulto en cautividad, probablemente usando un proceso de acuicultura en sistema cerrado, agregó.

Las especies comúnmente comercializadas incluyen predominantemente el atún de aleta azul del Pacifico, Thunnus thynnus orientalis, el cual es apreciado por los gourmets, pero también pequeñas cantidades del atún aleta azul y del atún bigeye.

El proceso de engorde en las jaulas incrementa el contenido de aceite. “Las ideas de que este pez tiene un alto contenido en ácidos grados omega-3 que son beneficiosos para la salud, y también que tiene un gran sabor y textura, lo hacen ideal” dijo Nancy Balcom, extensionista de Connecticut Sea Grant.

La mayor parte del atún de alta calidad es comercializada en Japón. La porción que se vende en USA esta orientada a los restaurantes de lujo en la costa oeste, pero otros mercado están creciendo.

El atún de mayor calidad es el más deseado para ser usado en el sushi, sashimi, y otros productos. Esta especie alcanza altos precios, hasta $45 por libra en el mercado Tsukiji en Japón. Generalmente, los peces pesan al menos 160 libras cuando son comercializados, pero ellos pueden crecer más.

Industria sostenible

Si los criadores en México pueden ser capaces de hacer la transición de “ranchos” al cultivo verdadero, ellos podrían servir como un centro global de excelencia para incluir una industria de atún ambiental y socialmente sostenible. La disminución de las poblaciones podría reducirse, y habría menos oportunidades para que las enfermedades  afecten a las poblaciones de atún salvajes.

“La demanda japonesa por el atún de aleta azul es alta, y el atún es el segundo alimento de origen marino mas popular en USA. Las capturas de la pesquería del atún han diezmado las poblaciones del Atlántico, y, mientras que la pesquería del atún en el Pacifico esta una mejor forma, las tendencias hacia el incremento de la pesca de las poblaciones de atún del Pacifico son alarmantes” dijo Costa-Pierce.

“Es urgente desarrollar una base científica internacional que sea creíble, para el cultivo sostenible del atún” agregó, “que pueda disminuir la presión sobre las poblaciones de atún, mientras que es ambiental y socialmente sostenible”