(El Comercio).- La piscicultura es la nueva actividad de decenas de moradores de diversos cantones y recintos en Los Ríos. En La Piedad, cantón Vinces, los agricultores quieren obtener ingresos adicionales a la agricultura. Según Oswaldo Macías, presidente de la Asociación Alianza Campesina, en marzo pasado iniciaron esta actividad con 8 000 chames, peces nativos del Litoral.

 

Los resultados han sido alentadores y están dispuestos a fortalecer esta actividad junto al humedal Abras de Mantequilla, agregó Macías. Los comuneros tienen el asesoramiento del biólogo Rodrigo Coello, del Departamento de Desarrollo Rural de la Prefectura de Los Ríos.

Además, han realizado contactos para adquirir los alevines (crías) e insumos para alimentar a los cardúmenes. Incluso, ya realizaron contactos con cadenas exportadoras y de comercialización para vender los primeros 1 200 peces. Por cada libra recibieron USD 1,20.

En el sector El Vergel, cantón Valencia, las familias de Manuel Núñez, Martha Cusme, José Zumaba, entre otras, también crían tilapia y cachama con el asesoramiento de la Universidad Técnica Estatal de Quevedo.

La comuna también construyó los reservorios de agua para criar los peces. Manuel Núñez, habitante de El Vergel, dijo que la piscicultura es una iniciativa comunal que sirve para asegurar la alimentación familiar, ganar  dinero y conservar las fuentes hídricas.

Germán Jácome, técnico de la universidad local, aseguró que las familias ejecutan esta actividad con absoluto respeto al entorno ambiental.

En el cantón Mocache, la asociación de pescadores Higuerones busca apoyo en la Subsecretaría de Pesca para un proyecto similar, con el fin de obtener nuevos ingresos, dijo su dirigente  Mario Castellanos.

En el cantón Palenque, los pobladores de 10 comunidades están en un proyecto de conservación del estero Macul. Wilson Carriel, dirigente comunitario, aseguró  que los campesinos están reforestando las riberas del afluente y practican la piscicultura para el sustento diario.

Fuente: http://www.elcomercio.com