GOLYSZ.- Las carpas vienen siendo cultivadas principalmente en Europa oriental. Sin embargo, la carpa cultivada nivel semi-intensivo, son victimas de virus, bacterias y parásitos.

 

El Polisch Institute of Ichthyobiology and Aquaculture y dos estudiantes de PhD del Wageningen University (Holanda) están evaluando métodos de selección genética para obtener carpas resistentes.

El estudiante de PhD Krzysztog Rakus investiga dos grupos de genes, DAB 1 y DAB 3, los cuales controlan el sistema inmunológico de los peces. Rakus encontró que el grupo DAB1 parece contener la mayor variedad genética, lo que es una condición para el éxito de la selección genética; y que existe una relación clara entre ciertos genotipos DAB1 y la resistencia de las carpas a las enfermedades, lo que convierte al DAB1 en un excelente marcador para futuros programas de reproducción para este pez.

Por su parte, la otra estudiante de PhD Patricia Jurecka evalúa la variación genética en carpa con la finalidad de incrementar su resistencia al parasito de la sangre Trypanoplasma borrel. Este parásito compite con la carpa por el hierro. El trasnporte de la proteína transferin, que provee de hierro a las células del pez, juega un rol importante en esto. Jurecka encontró cuatro combinaciones diferentes de genes para transferin. El tipo D de esta proteína parece ser la mas vulnerable al parásito.

El co-supervisor Geert Wiegertjes del Grupo de Biología Celular e Inmunología esta interesado en promover el cultivo sustentable de la carpa. “Para nosotros la carpa es una clase de conejillo de indias para estudiar el sistema inmunológico de los peces. El conocimiento obtenido será aplicado al popular pez cebra, cuyo sistema inmunológico es parecido al de la carpa.”

Fuente: All About Feed