(El Comercio).- El biólogo chileno, Julio Vásquez, ha sido designado para elaborar un diagnóstico sobre la situación de las algas pardas en el litoral peruano y determinar las condiciones de viabilidad ecológica para las actividades extractivas de dicho recurso en las zonas costeras del sur. El especialista ha sido contratado, con apoyo de la Unión Europea, para contribuir con su experiencia a las investigaciones que realiza el Instituto del Mar del Perú (Imarpe) sobre el mismo tema.

 

Vásquez estuvo presente en la reunión que ayer sostuvieron los funcionarios de los sectores con competencia en el tema, los extractores de algas y empresarios dedicados al procesamiento y la exportación del mencionado recurso en el Laboratorio Costero del Imarpe, ubicado en la ciudad de Ilo, Moquegua.

Allí aprovechó para dar a conocer sus primeras observaciones con respecto a las normas que regulan la extracción. Comentó que la resolución ministerial 068-2005 del Ministerio de la Producción tiene disposiciones muy técnicas, que no resultan claras para los extractores.
Aldo Misajén, dirigente del Sindicato Único de Extractores de Mariscos de la Bahía Independencia, dijo que ellos necesitan una norma que les indique el tamaño de las algas por extraer, el tipo de especies y los procedimientos, entre otros aspectos. Ello, precisó Misajén, les permitiría realizar un manejo sustentable del recurso.

HAY POCA INFORMACIÓN
Tanto los extractores como los empresarios dijeron que deben encontrarse alternativas a la veda nacional, como poder recoger y procesar las algas que arroja el mar y determinar en qué lugares del litoral del sur sí se puede realizar la extracción del recurso.

Vásquez también criticó los pocos datos estadísticos que existen sobre las poblaciones de algas; así como las ordenanzas regionales que se contradicen con las del Ministerio de la Producción en cuanto a la protección de las cotizadas algas.

Según Raúl Castillo, director del Laboratorio Costero del Imarpe, la oficina de estadística del Viceministerio de Pesquería tiene dificultades para cumplir con su función debido a que los pescadores y los extractores no entregan información real sobre la actividad que realizan.

SEPA MÁS
La lección chilena

El biólogo Julio Vásquez, investigador de la Universidad Católica del Norte de Chile, comentó que en su país el manejo irracional de las algas se frenó en el 2000 con el apoyo de los empresarios, extractores y los investigadores en el tema.

Si bien existe una veda desde ese año, se dan autorizaciones para extraer las algas de los lugares donde estas se han recuperado. De este modo, continúa también la exportación.

Fuente: http://www.elcomercio.com.pe