(El Nuevo Herald).- La melamina en la leche en polvo producida en China ha enfermado a cientos de miles de niños y amplió la creciente lista mundial de alimentos fabricados en China prohibidos en todo el mundo. Ahora, algunos científicos y defensores de los consumidores están preocupados porque el pescado proveniente de China también podría estar contaminado con el producto químico industrial.

 

China es el mayor productor mundial de mariscos y peces criados en viveros. Exporta miles de millones de dólares en camarones, bagre, salmón y otros pescados. Estados Unidos importó unos $2,000 millones de mariscos en el 2007, casi el doble del volumen de cuatro años anteriores, según el Departamento de Agricultura.

Pero algunos expertos industriales y gente de negocios en China dicen que habitualmente se les añade melamina a los alimentos para peces y otros animales con el fin de incrementar artificialmente su contenido de proteínas. Y las nuevas investigaciones sugieren que, a diferencia de lo que ocurre con vacas y cerdos, la carne comestible del pescado alimentado con melamina contiene residuos de la sustancia, rica en nitrógeno. La melamina, que se utiliza en plásticos y vajillas, puede ocasionar problemas urinarios como cálculos en los riñones y hasta fallo renal.

Este año, la fórmula infantil contaminada con el producto químico ha sido vinculada a enfermedades en 294,000 niños pequeños y seis muertes en China, según el Ministerio de Salud chino.

En EEUU, el pescado procedente de China se puede hallar dondequiera, desde en los supermercados hasta en los restaurantes de lujo.

''China es un lugar grande, produce mucho y a buen precio'', dijo Brian Dedmon, gerente de compras en la planta distribuidora de Fish King en Burbank, California.

Fish King, que abastece a cientos de restaurantes y posee una tienda, dijo que compra a China carne de cangrejo procesada, calamares y otros mariscos para hacer frente a la demanda del mercado y por sus buenos precios. Dedmon declaró que la empresa depende de las inspecciones gubernamentales, los criterios de sus importadores y su experiencia para garantizar que el pescado que compra es seguro.

''Nos preocupa la melamina, pero[...] son las agencias gubernamentales y los agentes comerciales los que deben haberse ocupado de los problemas de salud'', dijo.

Pero mientras que algunos importadores de pescado norteamericanos realizan pruebas voluntarias de detección de la melamina, la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) no exige que los mariscos sean sometidos a exámenes para detectar melamina. No obstante, las investigaciones de sus propios expertos han dado la alarma.

Los estudios sobre el bagre, la trucha, la tilapia y el salmón alimentados con melamina realizados por el Centro de Investigaciones de las drogas para animales de la FDA, hallaron que los tejidos de los pescados tenían concentraciones de melamina hasta de 200 partes por millón, 80 veces el máximo tolerable fijado por la FDA.

Fuente: http://www.elnuevoherald.com