(La Voz de Galicia). El plan sectorial de parques de tecnología alimentaria es a la acuicultura lo que el PXOM (plan xeral de ordenación municipal) a cualquier ayuntamiento. Igual que un ciudadano no puede construir su casa donde quiera, por mucho que sea dueño del suelo, un empresario del ramo tampoco puede asentar su negocio de cría y engorde de pescado en cualquier enclave de la costa gallega.

 

Y si la falta de un PXOM atasca el desarrollo de una localidad, la ausencia de un plan sectorial está lastrando el crecimiento de la actividad acuícola gallega. Más de una docena de proyectos están a la espera de que se apruebe ese mapa para poder arrancar. El documento, según la conselleira de Pesca, Carmen Gallego, estará listo en junio.

Por el momento, y después de la criba realizada al primer plan sectorial de parques de tecnología alimentaria -aprobado en el último Consello de la Xunta del Gobierno anterior-, Pesca ha seleccionado 27 enclaves en los que se podrán instalar las empresas de cría y engorde de pescado. Según ese mapa, el futuro acuícola que el departamento de Carmen Gallego busca para Galicia tiene, por ahora, las siguientes dimensiones: 27 áreas costeras, 337 hectáreas de superficie, 393 millones de euros de inversión y 44.000 kilovatios de consumo.

Todo para alcanzar dentro de 15 años las 22.500 toneladas anuales de peces planos, que necesitarían la creación de 1.700 puestos de trabajo directos, y reportarían una facturación bruta de 300 millones de euros al año.

Otros filtros

Pero esos números son, de momento, un sueño. Una vez pasada la criba de Pesca, el plan tiene que superar otros filtros: Medio Ambiente, Patrimonio, Costas... Y algunas fuentes sostienen que las 27 áreas actuales no estarán en el plan definitivo. La selección de determinadas áreas, como Ponzos, en Ferrol; o Galloufa, en Porto do Son, ha desatado fuertes críticas vecinales, en el primer caso por estar parcialmente afectado por la Red Natura y, en el segundo, por su proximidad a un vestigio histórico como el castro de Baroña.

Y es que, a tenor de lo que figura en el plan, 15 de los 27 enclaves seleccionados acotan terrenos que tienen algún tipo de protección ambiental, bien porque se asientan sobre Red Natura (total o parcialmente), o bien porque afectan a hábitats prioritarios. Los parques previstos en Ardía (O Grove), Bico de Ran (Cambados), Lira y Meirás (Valdoviño) están proyectados sobre Red Natura. Covo y Ollo Longo (Ribadeo), Xandriña y Seiruga (Costa da Morte), Quilmas (Carnota) y Seráns (Porto do Son) están afectados parcialmente por esa figura de protección medioambiental. Y los parques de punta dos Patos (Cangas), Couso (Ribeira), Seráns y Galloufa (Porto do Son), Merexo (Muxía) y Camelle se desarrollarán sobre terrenos considerados como hábitats prioritarios.? El documento recoge, sin embargo, que el polígono de Ponzos (Ferrol) sólo engloba suelos sin protección, cuando, en realidad, incluye parcialmente terrenos Red Natura y, de hecho, es uno de los que menos posibilidades tiene de aparecer en el proyecto que se exponga al público, dado que el promotor de la piscifactoría planificada ha confirmado que la Xunta le está buscando una ubicación alternativa.

Fuente. http://www.lavozdegalicia.es