(Cantabria Confidencial).- La Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad ha levantado la prohibición que se encontraba vigente para la extracción y comercialización de moluscos bivalvos, mejillones, almejas, muergos y berberechos, debido a que se detectaron la pasada semana la presencia de biotoxinas lipofílicas (anteriormente conocidas como DSP o diarreicas) en los bancos naturales de la bahía de Santander.

 

Los últimos resultados obtenidos con el protocolo de muestreos intensivos, puesto en marcha por la Dirección General de Pesca y Alimentación para el control de FAN (floraciones de algas nocivas), permiten levantar la veda impuesta al detectarse que los niveles de biotoxinas ya se encuentran por debajo de los establecidos como seguros por la normativa vigente.

Esto ya se ha notificado a la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales; Consejería de Medio Ambiente; Delegación de Gobierno; Secretaría General de Pesca Marítima del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación; Cooperativas marisqueras; Cofradías de Pescadores; Productores de cultivos marinos; Depuradoras de moluscos; ayuntamientos afectados; grandes superficies comerciales; asociaciones de consumidores y usuarios, y Guardia Civil.

La prohibición se dictó el pasado 19 de diciembre, debido a que se detectó la presencia de biotoxinas lipofílicas (conocidas anteriormente como DSP o diarréicas) en los bancos naturales de la región y si se ingieren pueden producir malestares intestinales.

Este tipo de toxinas aparece por causas naturales, debido a la aparición de grandes concentraciones de algunos tipos específicos de microalgas en las aguas marinas que consumen los moluscos bivalvos.

Por eso, desde la Dirección General de Pesca y Alimentación se establecieron dispositivos de vigilancia y control, con el fin de evitar la extracción y comercialización de los moluscos que se extraen de los bancos naturales de la región y así garantizar que los mismos no representan un riesgo para los consumidores.

Fuente: http://www.cantabriaconfidencial.com