(AFP).- Las autoridades sanitarias de Chile prohibieron la extracción de mariscos en una región del norte del país, donde se detectó en ejemplares bivalvos un ácido que provoca intoxicaciones severas, uno de cuyos síntomas es la pérdida de la memoria por varias horas.

 

El cierre afecta a una amplia zona de la región de Atacama, 800 km al norte de Santiago, donde se detectó en choritos o mejillones, cholgas y almejas, entre otros mariscos, una alta concentración de ácido domóico, sustancia tóxica de origen natural.

En humanos el consumo de este ácido provoca una severa intoxicación que en casos extremos puede provocar la muerte. Los síntomas incluyen diarrea, vómitos, dolor abdominal y pérdida de memoria, en episodios que pueden durar unas horas hasta varios días, según el director del Centro de Información Toxicológica de la Universidad Católica, Enrique París.

"La amnesia puede variar desde unas horas a varios días y hay estudios que plantean un daño neurológico" más serio, dijo París a medios locales. "Se les borra el disco duro, es decir, se les borra la memoria inmediata y puede haber hasta muerte cuando la ingesta es abundante", precisó por su parte, la secretaria ministerial de salud de la región de Atacama, Pilar Merino.

Abstenerce a comer
En estos días no hubo casos de intoxicación registrados, pero las autoridades de salud llamaron a abstenerse de comer mariscos provenientes de esta zona, subrayando que la cocción no elimina la toxina. "No tenemos ninguna persona afectada y nuestra misión es adelantarnos" para evitar problemas, dijo Merino.

El veneno fue detectado en un monitoreo rutinario en las costas de la región de Atacama que reveló la presencia de 198,5 microgramos de la sustancia por gramo de mariscos. Una persona puede soportar hasta 20 microgramos de la toxina.

La aparición de esta sustancia es una de las manifestaciones de la llamada 'marea roja', fenómeno natural caracterizado por un aumento de la concentración de ciertos organismos presentes en el plancton, como algas y microalgas.

Cuando se dan determinadas condiciones en el océano, los organismos se liberan, contaminando a peces y mariscos, especialmente los bivalvos, que entre sus conchas filtran una gran cantidad de agua, acumulando la toxina.

"Marea roja"
La presencia de la 'marea roja' está vinculada a un aumento de la temperatura del océano, en este caso el Pacífico, y a un incremento del transporte marítimo, ya que en los cascos de los barcos se fijan bivalvos que trasmiten la toxina de un país a otro.

La primera vez que se detectó la toxina amnésica o ácido domóico fue en 1987 en Japón, donde inicialmente se utilizó como vermífugo e insecticida. El ácido domóico, que es inodoro e insípido, actúa sobre el sistema nervioso central produciendo destrucción de neuronas.

Sus síntomas comienzan de 30 minutos a 24 horas después de consumido el marisco. No existe hasta ahora un antídoto conocido contra el ácido. Sólo después de varias horas comienza a eliminarse por vía renal.