(Por Esto).- Cada vez hay menos peces y más demanda de los hombres de mar, afirma Delfín Quezada Domínguez, director de Pesca y Acuacultura de la Secretaría de Fomento Agropecuario y Pesquero.

 

Delfín Quezada Domínguez, director de Pesca y Acuacultura de la Secretaría de Fomento Agropecuario y Pesquero, señaló ayer que para el 2009 uno de los objetivos de la dirección a su cargo será fomentar la acuacultura costera, pues cada vez es menos el recurso pesquero y mayor la demanda de los pescadores.

En este sentido, manifestó que el 2008 ha sido uno de los peores años en lo que va del decenio para la actividad, principalmente en lo relativo a la pesca de langosta, de la cual se capturó alrededor de 5 mil 50 toneladas, cifra muy por debajo a la de otros años.

Agregó que en esto tuvieron que ver varios factores, entre los que se destaca la marea roja que afectó hace unos meses la costa, así como la depredación que se da del molusco en tiempo de veda.
En lo que respecta a la pesca de escama, expuso que se ha mantenido un promedio de 6 mil toneladas: Sin embargo, dijo que la pesca ribereña es la principal afectada pues antes de 8 brasas prácticamente ya no hay que pescar. Los únicos que se han defendido son los de la flota mayor y de mediana altura.

Con base en lo anterior, manifestó que día a día en toda la costa hay un número creciente de pescadores que genera una gran competencia entre ellos mismos, lo que se conjuga con la falta del recurso. De esta forma, señaló que cada día es menos costeable la actividad, por lo que se trabaja en esquemas para el fomento de la acuacultura, para la crianza de camarón, tilapia, chivitas, etc.

Expuso que todavía se trabaja en los esquemas que se echarán a andar el año próximo, pues dependerán en gran medida del presupuesto de la dirección que será de alrededor de 25 millones de pesos.

Otro de los factores que ha afectado la actividad, señaló Quezada Domínguez, es la crisis que se cierne sobre el país, pues ha generado el cierre de los mercados a la exportación. De tal manera que actualmente existe muy poca demanda de productos pues Estados Unidos e incluso Cancún tienen cerrado su mercado de langosta, guachinango, mero, etc., lo que ha generado que en algunos casos hasta el 80 por ciento de la producción se encuentre en algunas bodegas.

Al respecto del 2009, señaló que se espera que no sea un año mejor que el presente, aunque indicó que mucho dependerá del clima y los fenómenos naturales; no obstante, expuso que se espera que no golpee nuevamente la mera roja durante el próximo año, lo que ayudará a que se recupere la actividad en la medida de lo posible.

En cuanto a la labor de la Dirección de Acuacultura y Pesca, señaló que se continuarán con los programas que hasta hoy se han venido manejando, uno de ellos el denominado Seguro en el mar, del cual ya se benefician 22 personas, las cuales reciben 3 mil 500 pesos mensuales, cantidad que se buscará incrementar a 5 mil pesos.

Además, se entregarán 200 motores fuera de borda en fechas próximas a todos los que cumplieron con las reglas de operación, así como en marzo se entregarán alrededor de 2 mil chalecos salvavidas que ahora se deben usar por instrucciones de la capitanía de puerto.

Quezada Domínguez informó que además para el año próximo se les darán diferentes cursos a los pescadores, de supervivencia, de reparación de motores, etc. Además de que se continuará con la gestión de recursos para echar a andar nuevos programas.

Finalmente informó que para el 2009, en conjunto con la federación, se echará a andar un programa para el retiro de embarcaciones de flota mayor. La medida tiene por objeto que no esté saturada la actividad, de tal forma que por cada embarcación retirada se dará un millón de pesos, así como se dará la misma cantidad por tres embarcaciones menores.

—La intención es ir disminuyendo el esfuerzo pesquero y que con los recursos entregados se puedan echar a andar otro tipo de proyectos de ecoturismo o acuacultura, por ejemplo, señaló.

Fuente: http://www.poresto.net/