La producción de alimentos de origen acuático por parte de la acuicultura probablemente permanezca como el sistema de producción de alimento de mas rápido crecimiento en el mundo hasta el año 2025, según un ensayo publicado en la edición de enero 2009 de BioScience.

El ensayo, elaborado por James S. Diana de la Universidad de Michigan en Ann Arbor, resalta que a pesar del hecho de las denuncias publicadas sobre los efectos dañinos de la acuicultura, la actividad no podría, cuando es bien practicada, dañar la biodiversidad en comparación con otros sistemas de producción. Además, la acuicultura es única vía para abastecer a la creciente demanda por alimentos de origen acuático, debido a que la población humana se expande.

Diana indica que la producción total de la captura pesquera ha permanecido casi constante en los últimos 20 años y esta podría declinar. La acuicultura, en cambio, se ha incrementado en 8.8% desde 1985 y ahora representa cerca de una tercio de toda la producción acuática. Los peces, moluscos y crustáceos dominan la producción acuícola; las exportaciones de alimentos de origen acuático generan mas ingresos para los países en desarrollo que la carne, café, té, plátanos y arroz combinados.

Según Diana los efectos mas peligrosos de la acuicultura son: el escape de las especies en cultivo que pueden convertirse en invasoras, la contaminación de las aguas locales por los efluentes (especialmente en los sistemas de agua dulce), y el cambio de uso de los terrenos asociados con la acuicultura del camarón. El incremento de la demanda por productos pesqueros para su uso en alimentos y la transmisión de enfermedades de las poblaciones en cautiverio a las poblaciones silvestres son también peligrosos.

No obstante, cuando es cuidadosamente implementada la acuicultura puede reducir la presión sobre las poblaciones silvestres sobreexplotadas, permitiendo la recuperación de estas poblaciones, y promover la producción natural de peces además de la diversidad de especies, informó Diana. Algunos efectos peligrosos han disminuido debido a que las técnicas han mejorado y la acuicultura tiene el potencial de proveer mas empleo en los países desarrollados.

Diana puntualiza la necesidad para analizar el ciclo de vida para comparar a la acuicultura con otros sistemas de producción de alimentos. Sin embargo, estos análisis recién vienen siendo realizados y se requiere de mayor información para el guiar el crecimiento de esta actividad en una vía sustentable.

Puede descargar el informe de Diana aquí.