En el distrito de Ozaki en la isla Tsushima en la Prefectura de Nagasaki, un trabajador lanza caballa en uno de las 80 jaulas ubicadas en el mar.

La calma del agua es abruptamente rota debido a la alimentación frenética de 400 a 500 atunes aleta azul.

El cultivo de atún aleta azul es una de las nuevas actividades en todo Japón, esto se da como una respuesta a la disminución de las cuotas de capturas internacional del preciado pez.

Los productores esperan alcanzar una producción de 8 000 t en el 2009, el doble de lo producido en el 2007.

Pero el cultivo del pez, es cual es uno de los productos básicos de los restaurantes japoneses de sushi, es caro y un negocio de alto riesgo.

“Mientras que nuestra operación no culmine, nuestro dinero no se esta acumulando en nuestros hogares, pero si esta nadando en estas jaulas,” manifestó Yasunori Takarabe, el jefe de una cooperativa de siete piscigranjas en el distrito de Ozaki, que tienen una marca denominada “Toro no hana.”

De acuerdo con Takarabe para el cultivo de atún se requiere de aguas claras, con una temperatura mínima de 13 oC y una profundidad mínima de 20 m.

Los alevinos de atún, conocidos localmente como “yokowa”, miden cerca de 25 cm y pesan solo unos pocos cientos de gramos, crecen hasta alcanzar de 70 cm a 1.0 m y con un peso de 30 a 60 kg en cerca de 30 a 36 meses.

El atún alcanzó precios de 3 600 a 3 700 yenes (US$ 39.11-40.20) por kilogramo el año pasado.

En todo Japón, cerca de 2 000 t de atún aleta azul fueron embarcados hace cinco años. Se espera que esto crezca a 8 000 t en el 2009.

Pero el atún de crianza representa solo una pequeña porción de todo lo comercializado en Japón. En los años pico de 2005 y 2006, cerca de 44 000 t fueron consumidos.

Fuente: Asahi