Por: Javier Cabrera
CULIACÁN (El Universo).- Un posible desabasto de camarón en dos meses más, implicaría justificar su importación de países asiáticos y de Ecuador, en donde los cultivos de esta especie han generado virus y enfermedades que ponen en riesgo la acuacultura nacional.

El director del Instituto Sinaloense de Acuacultura de Sinaloa, Roberto Arosemena Villareal indicó que la producción del crustáceo en estanques, cuya cosecha cerró en septiembre pasado con 37 mil toneladas, no es una opción viable para suplir una posible escasez por el paro pesquero.

Las granjas en funcionamiento que cubren una superficie de 30 mil hectáreas, se encuentran en estos momentos en periodo de siembras de poslarvas, por lo que su producción se espera levantar hasta el mes de abril, explicó el funcionario.

Hizo notar que el camarón que se cosecha en 250 granjas acuícolas en la entidad, por sus características y tallas medianas, tiene mercados diferentes a los del producto que se captura en bahías, esteros y mar abierto.

El camarón azul y blanco que se extrae en aguas protegidas y mar abierto, por su tamaño y textura y precios, se canaliza en su totalidad a los mercados extranjeros, donde el precio de este alimento por kilo llega a los ciento cincuenta pesos, sin cabeza.

Arosemena Villareal explicó que esta especie marina que se cultiva en superficies de tierras salobres, tiene un peso promedio de 25 granos por unidad, por lo que su cotización en el mercado nacional, fluctúa entre los cuarenta y cincuenta pesos.

El Director del Instituto Sinaloense de Acuacultura, establece que por año, se tienen dos cosechas, por lo que en estos momentos, los inventarios de la última recolección en septiembre pasado, son muy bajos, considerando que los meses de noviembre y diciembre, son los de mayor consumo de esta clase de alimentos.

Los costos de siembras de larvas y alimentación del camarón en un espejo de agua salobre de una hectárea, se encuentra entre los 35 y 40 mil pesos, por lo que las cosechas a obtenerse, deben superar los 900 kilos para ser rentable la actividad.

Roberto Arosemena advirtió que si el paro nacional pesquero, en el que se encuentran mil 100 barcos camaroneros en las costas del Pacifico y el Golfo de México se prolonga mucho tiempo, se puede presentar en unos meses más un desabasto de producto en el mercado nacional.

Bajo esta situación, indicó que se va a justificar la importación masiva de camarón de granjas asiáticas y de Ecuador, países en los que se han presentado graves problemas de virus y enfermedades en sus cultivos.

Recordó que hace menos de una década, los acuaculturas nacionales sufrieron una epidemia del virus de la Mancha Blanca y el Taura, cuyas enfermedades atacan el desarrollo del camarón, generando graves pérdidas en las cosechas.

Estas enfermedades surgieron en granjas acuícolas asiáticas y luego pasaron a Ecuador, en forma paulatina se desplazaron a Guatemala y de ahí, brincaron a la zona de Texas, en Estados Unidos y luego hicieron presencia en México, según comentó.

Subrayó que pese a las nuevas disposiciones de sanidad en la nueva Ley de Pesca, en las aduanas, no se cuenta con personal especializado, ni los equipos necesarios para monitorear la entrada de camarón de granja que proceda del extranjero.

En la actualidad, en los diversos mercados domésticos, se observan inventarios de este tipo de crustáceo, sin que los volúmenes sean muy altos, puesto que el producto de origen nacional compite en calidad y precio.

Fuente: http://www.eluniversal.com.mx