SANTA CRUZ DE TENERIFE (Europa Press).- La Asociación Hotelera y Extrahotelera de la provincia de Santa Cruz de Tenerife (Ashotel) considera que no debe desarrollarse la actividad acuícola marina en las zonas turísticas y recuerda a las instituciones responsables que "no se puede ordenar una actividad en perjuicio de otras".

"Debemos hacer compatible pesca artesanal, turismo, ocio, deporte y actividad acuícola marina, respetando y teniendo en cuenta nuestro frágil entorno", afirma la asociación en un comunicado.
Ashotel considera que "la cuestión es sencilla" y destaca que Tenerife tiene 342 kilómetros de costa y hay una gran insistencia en situar instalaciones frente a nuestras playas y zonas turísticas consolidadas, cuando existen lugares con mayores aptitudes para el desarrollo de esta actividad sin perjudicar otras. Ashotel considera que se puede llegar al consenso, de hecho ya se ha logrado anteriormente con el Cabildo de Tenerife, con cuya Area de Pesca se ha alcanzado un acuerdo de ordenamiento insular que respeta las zonas turísticas, que tiene en cuenta los impactos ambientales y paisajísticos de la acuicultura marina y por supuesto asegura el futuro de la actividad acuícola en la isla.

Desde el sector turístico de la isla y los ayuntamientos afectados de Arona, Adeje y Santiago del Teide, se cree "inaplazable" el traslado de las instalaciones situadas frente a zonas y playas turísticas, así como la urgente modificación de la propuesta de ordenación del recientemente presentado avance del Plan Regional de Ordenación de la Acuicultura en Canarias (PROAC), en consonancia con lo recogido por el Pacto para la Competitividad del Turismo, firmado el 28 de enero de 2008, entre el Gobierno de Canarias y las principales instituciones públicas y privadas de las islas.

La acuicultura marina, a juicio de Ashotel, es sin duda una actividad económica de interés para las islas, con un enorme potencial de cara al futuro, que "por supuesto apoyamos, pero debemos hacer un esfuerzo por parte de todos para ubicarla en zonas donde no afecte paisajísticamente y donde la contaminación por sedimentación de sus residuos no dañe a los fondos marinos y sus comunidades bentónicas, y en consecuencia a otras actividades como la pesca artesanal o el buceo deportivo".

Ashotel afirma que la acuicultura es una actividad contaminante, como cualquier industria intensiva de producción animal, con efectos sobre el medio. En esta línea, la asociación de hoteleros se refiere al informe 'La acuicultura en España. Situación y retos para el futuro' publicado por el Instituto Cajamar, en el que entre sus conclusiones se resalta que uno de los aspectos clave en el futuro de la actividad es "mejorar los procesos existentes en torno al ciclo productivo, prestando un especial énfasis en el impacto ambiental".