Vigo (El Faro). La Consellería de Pesca, dentro de los planes de repoblación de especies que está llevando a cabo, soltará esta semana miles de bogavantes en la costa del municipio coruñés de Lira, en las proximidades de un área marina protegida decretada por la Xunta.

 

Se trata de la primera repoblación de esta especie que se lleva a cabo en Galicia, y se ejecutará en varias fases. Así, esta semana se liberarán 2.300 ejemplares, y dentro de quince días, un millar más, según explica José Carlos Mariño, responsable del Plan de Repoboación de Especies Mariñas del Centro Galego de Formación en Acuicultura (IGAFA), organismo que depende de la Consellería de Pesca.

Personal de este centro ya había soltado el año pasado alevines de rodaballo en la costa coruñesa y en las Rías Baixas, en concreto en la playa de A Lanzada. Aunque en el caso de estos crustáceos el modus operandi será totalmente diferente. Según Mariño, marcar a un bogavante en el caparazón es inútil, ya que lo mudan al crecer y resultaría imposible distinguir uno nacido en el medio salvaje de otro criado en cautividad.

Los técnicos del IGAFA optaron finalmente por introducir una tarjeta magnética de un milímetro de grosor en el interior de caja ejemplar, en concreto en una de las patas que no se comen. "Para distinguirlos se van a instalar detectores de metales en algunas lonjas y lanchas de vigilancia, de tal modo que cuando se capture un individuo pasará por el arco y sabremos si es uno de los que criamos nosotros", apunta Mariño. Si este proyecto tiene éxito, la Consellería de Pesca extenderá la repoblación de bogavantes a toda la costa gallega, ésta vez ya sin marcar.

Otra de las dificultades que presentaba este proyecto era el traslado de los animales desde las instalaciones del IGAFA, donde se crían, a la costa, ya que cada ejemplar tiene que ir aislado de otros para evitar que se maten entre ellos. Los 2.300 bogavantes que se soltarán esta semana tienen un tamaño de entre cuatro y cinco centímetros, y serán liberados a una cota de entre cero y cinco metros de profundidad, en una serie de zonas que han sido definidas por un estudio de la Universidad en función de las posibilidades de supervivencia.

AquaReg
Esta iniciativa forma parte además de un proyecto AquaReg de la Unión Europea, en el que participan también otros países como Irlanda o Noruega, y que busca mejorar las técnicas de cultivo larvario y repoblación de esta especie. El IGAFA también está trabajando en la cría y repoblación de peces como el rodaballo -en unos meses se llevarán a cabo nuevas sueltas en las Rías Baixas- y el besugo.

Fuente: http://www.farodevigo.es