(La Región).- Los ríos Arenteiro y Marañao incrementarán su población de trucha autóctona gracias a la iniciativa promovida por la sociedad de pescadores de Carballiño, que disponen de 2.000 huevas tras capturar 18 reproductores.

La sociedad de pescadores de Carballiño ha logrado por primera vez y tras cinco años de intentos capturar 18 truchas autóctonas con vistas a desarrollar un proyecto de repoblación en los ríos Arenteiro y Marañao. De esta forma, pretenden asegurar el nacimiento de un mayor número de alevines en cautividad. La captura se realizó en la parte alta del Arenteiro (entorno de Trigás), en donde todavía sobreviven ejemplares autóctonos. Seguidamente, fueron trasladados hasta la Piscifactoria y, en estos momentos, ya hay 2.000 huevas destinadas a la repoblación.

El presidente de la asociación, Alfonso Carballeda, se refirió a la dificultad que conlleva este proceso, sobre todo, en lo que concierne a la captura ya que debe realizarse en unas fechas muy concretas, en torno al 12 de diciembre. ‘Con anterioridad conseguíramos algúns exemplares pero tivemos que soltar as huevas antes de tempo porque a Piscifactoría estaba en obras, así que realmente este é o primeiro ano que vai adiante a experiencia’, apuntó Carballeda. Por este motivo, añadió que ‘estamos satisfeitos de habelo conseguido, aínda que contamos con menos ovas das que pensábamos, xa que calculábamos inicialmente en torno ás 10.000, pero dos 18 exemplares capturados 14 eran machos e por iso só temos 2.000’.

A partir de ahora, lo pescadores deberán decidir si es mejor que los alevines nazcan en la Piscifactoría o por el contrario utilizar un sistema especial que garantice su cría en el lecho del río. ‘É algo que aínda temos que analizar’, puntualizó el presidente de la entidad.

La experiencia emprendida por la sociedad de pescadores nada tiene que ver con el proyecto que desarrolla la Consellería de Medio Ambiente desde el año 2007 en las mismas instalaciones de la Piscifactoría de Carballiño, en donde se han conseguido 1.000 crías de la línea Douro-Sil, a partir de reproductores genéticamente puros.

Medio Ambiente ha puesto en marcha este proyecto destinado a repoblar los ríos con trucha autóctona pero sólo en caso de que se produzca algún tipo de catástrofe ecológica para garantizar la continuidad de la especie.

COTOS DE PESCA

Cría de la especie centroeuropea

El proyecto que desarrolla la sociedad de pescadores se diferencia del promovido por la Consellería de Medio Ambiente, en que el departamento autonómico realizó primeramente un trabajo de caracterización genética en colaboración con la Universidad de Santiago y seleccionó una línea de trucha determinada y genéticamente pura para la reproducción con vistas a repoblar cualquier río de Galicia en caso de catástrofe. Por su parte, los pescadores capturaron los ejemplares con la intención de incrementar la población en su coto de pesca del Arenteiro y Marañao. Entre tanto, Medio Ambiente también mantiene en estos momentos en torno a 5.000 truchas centroeuropeas en la Piscifactoría que están destinadas a los cotos de pesca de distintas cuencas fluviales de Galicia.

Fuente: http://www.laregion.es/