(El Día).- El presidente de Apromar emplaza a los representantes de la patronal hotelera a mantener un encuentro para exponerles la visión de futuro del colectivo de empresarios de cultivos marinos y la compatibilidad de este negocio con el turismo. Defiende que este tipo de instalaciones son respetuosas con el medio ambiente.

La puesta en marcha del Plan Regional de Ordenación de la Acuicultura de Canarias (PROAC) "no significará una avalancha de establecimientos de acuicultura en el litoral de las Islas", según afirmó ayer el presidente de la Asociación Empresarial de Productores de Cultivos Marinos de España (Apromar), José Luis Guersi.

Al respecto, puntualizó que el documento "se encuentra todavía en la fase inicial de un largo proceso. Por ello, en base a una serie de criterios generales, define áreas susceptibles de albergar este tipo de instalaciones en el sentido más amplio, en la misma línea que ocurre para los planes de ordenación territoriales".

Guersi, que también es el director general del grupo de empresas Tinamenor, que es el que cuenta con una mayor implantación dentro de este negocio en el Archipiélago, precisó que "afortunadamente, se trata de una actividad que no consume grandes superficies, a lo que, como elemento positivo, se le suma el hecho de que las instalaciones son absolutamente desmontables, sin incluir ningún tipo de obras fijas".

Además, agregó que "cada instalación requiere para su aprobación de un plan de vigilancia ambiental con seguimiento anual por parte del Gobierno autónomo.

En respuesta a las quejas vertidas por la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro (Ashotel), sentenció que "los empresarios de acuicultura, al igual que ocurre con otros sectores empresariales, somos canarios conscientes de que nuestra actividad debe ser sostenible. Esto quiere decir que buscamos el desarrollo de nuestra producción en armonía con la sociedad de la que formamos parte, con las personas, con el resto de actividades y con el medio natural".

Diversificación
En este sentido, argumentó que "este es un discurso que entienden perfectamente los empresarios de otros sectores como los integrados en la patronal hotelera", con los que, según aseveró, "esperamos contar con la oportunidad de mantener una reunión en la que podamos explicar cómo vemos el futuro de nuestra actividad y como ésta es compatible con el turismo y absolutamente necesaria para nuestra tierra".

En otro orden de cosas, recalcó que el desarrollo de la industria acuícola en Canarias "también contribuye a diversificar nuestra economía, con una producción exportable y competitiva que aspira a ser líder nacional".

Igualmente, destacó que "serviría para eliminar, en parte, nuestra tradicional dependencia del exterior".

Por último, el máximo representante de Apromar indicó que "cualquier actividad que no se realice correctamente puede llegar a ser contaminante, desde la agricultura, la construcción y hasta el propio turismo, entre otras muchas"; sin embargo, reiteró que "nuestra industria es aún muy poco conocida y, con frecuencia, genera opiniones apresuradas y erróneas".

El alcalde defiende la acuicultura, pero vinculada a la actividad pesquera

El alcalde de Candelaria, José Gumersindo García, demanda consenso entre hoteleros, acuicultores, administraciones y pescadores para desarrollar la acuicultura, "pero vinculándola a los pescadores ya que con ello se les garantizaría una renta complementaria necesaria para este subsector dándole cierta estabilidad, teniendo en cuenta que hay un periodo del año en el que deben permanecer casi inactivos".

En esa línea, demandó la implicación de las administraciones con las aportaciones económicas necesarias para hacer posible la implantación de la infraestructura que se precisa para desarrollar la acuicultura participada por los pescadores. "No sólo han de promover la iniciativa privada, sino apoyar a las cofradías para que les garanticen esos ingresos que no les permite la pesca tradicional a través de la explotación de la acuicultura", añadió.

Otro de los condicionantes que señaló García Trujillo es el consenso entre administraciones, acuicultores y pescadores para definir el emplazamiento de las jaulas marinas "en zonas que no afecten a las áreas de pesca habituales, ni al turismo ni a las playas".

Como ejemplos de esa necesaria coordinación entre administraciones mencionó el Plan Regional de la Acuicultura de Canarias (PROAC), que establece siete polígonos acuícolas en el Sur de la Isla en lugares que generan el rechazo de los pescadores, mientras que el Cabildo de Tenerife fue capaz de ordenar la acuicultura fijando otros emplazamientos a través del consenso con las partes. Para el alcalde, esa situación conflictiva obedece a que "no hay coordinación entre las administraciones".

Jaulas en Caletillas
José Gumersindo García presentó alegaciones al PROAC planteando el traslado de las cuatro jaulas marinas que están ubicadas frente a la costa de Caletillas, al polígono acuícola que dicho documento de ámbito regional contempla en la franja comprendida entre El Socorro y Puertito de Güímar. Dichas jaulas contaron con el apoyo del grupo de gobierno anterior, que no se personó en el expediente, planteando el gobierno local actual un recurso contencioso-administrativo para impedir su colocación, pero lo perdieron.

El alcalde de Candelaria explicó que se limitó a proponer la integración de dichas jaulas marinas, "que están aisladas y en un lugar que no se considera el apropiado", en el polígono acuícola que prevé el Gobierno de Canarias, a través del PROAC, en el litoral de Güímar ya que, además, dicho plan define ese lugar "como un sitio idóneo y apropiado" para ello.

Fuente: http://www.eldia.es