Por: Alberto L. D’Andrea*
La nanotecnología es una ciencia-tecnología multidisciplinar relacionada con un conjunto de técnicas para manipular la materia a escala de átomos y moléculas.  El prefijo "nano" hace referencia a la milmillonésima parte de un metro. Así, la nanotecnología trabaja con lo extremadamente pequeño, hasta un máximo de 100 nanómetros en alguna de sus tres dimensiones. Las propiedades físicas y químicas de la materia se comportan, a escala nanométrica, de manera bastante diferente a la escala macroscópica usual.

El agregado, realizado en forma muy particular, de  nano cristales inorgánicos como los de titanato de bario (BaTiO3)insolubles en agua, al  agua,  permiten obtener un coloide. La definición clásica de coloide también denominado dispersión coloidal, se basa en el tamaño de las partículas que lo forman, llamadas micelas. Estas poseen un tamaño  bastante pequeño. Las nanopartículas  cuyo tamaño está comprendido entre 5 y 100 nanómetros forman  suspensiones coloidales transparentes y homogéneas a simple vista a pesar de estar formadas por dos fases.
La gran superficie relativa de las nanopartículas origina un sistema estable de nanopartículas hidratadas similares a las micelas presentes en los detergentes no iónicos (sin carga eléctrica). Cada nanopartícula  con su efecto conocido como "efecto superficie"  organiza las moléculas de agua de los alrededores. Esto es similar al efecto de superficie de orgánulos de las células vivas. El sistema  estable de nanopartículas hidratadas muestra tanto propiedades hidrofílicas como hidrofóbicas.

La primera consecuencia de los coloides nanotecnológicos es la generación de un agua “distinta” con propiedades hidrofóbicas y con la posibilidad inherente de mantener en suspensión o de “disolver” y estabilizar sustancias naturalmente  insolubles en agua, entre los que se encuentran numerosos fármacos.

Otra perspectiva no menor  está dada por el hecho que tanto los orgánulos como las nanopartículas emplean el mismo mecanismo  para organizar el agua a su alrededor. Mientras que el primero se encuentra en las células y órganos y no puede ser aprovechado ni usado en un laboratorio, el último se constituye en el medio ideal para realizar ensayos bioquímicos in vitro por su isoambiente con estado  in vivo.

La primera empresa  en presentar el agua “nanotecnológica”  es Do-Coop Technologies Ltd   con la marca Neowater®.  En su patente  U.S. 20060177852 del año 2006 describe numerosas aplicaciones a sistemas biológicos y a la disolución de sustancias poco hidrofílicas.
 
Ahora muchos estudios bioquímicos pueden realizarse nuevamente conduciendo a resultados sorprendentes  en un agua “distinta” que une a sus características naturales propiedades hidrofóbicas diametralmente opuestas. Casi un absurdo en el cual la nanotecnología se burla de lo utópico. 

*Director de la Licenciatura en Biotecnología de la UADE
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.