Una investigación publicada hoy revela que la mayor influencia de los peces sobre el mantenimiento del delicado balance del pH en nuestros océanos, lo que es vital para la salud de los arrecifes de coral y otras vidas marinas.

El descubrimiento, realizado por un equipo de científicos del Reino Unido, EEUU y Canadá, puede ayudar a resolver el misterio que ha desconcertado a los químicos marinos por décadas. Publicado hoy en Science, el estudio provee nuevos indicios del ciclo de carbono marino, el cual viene experimentando un rápido cambio como resultado de las emisiones mundiales de CO2.

Hasta ahora, los científicos han creído que el carbonato de calcio de los océanos, el cual se disuelve para hacer del agua de mar más alcalina, proviene de los exoesqueletos  de plancton marino microscópico. Este estudio estima que del 3 al 15% del carbonato de calcio marino es producido en los intestinos de los peces y luego excretado. Esta es una estimación conservadora y el equipo cree que esto tiene el potencial de ser tres veces mayor.

Por consiguiente, los peces son responsables de la mayor contribución, pero previamente no se reconocida la porción de carbono inorgánico que mantiene el balance de acidez del océano. Los investigadores predicen que el futuro incremento en la temperatura del mar y el aumento del CO2 generará que los peces produzcan mas carbonato de calcio.

Para alcanzar estos resultados, el equipo creo dos modelos computarizados independientes, de los cuales el primero estima la masa total de peces en el océano. Ellos encontraron que existen entre 812 y 2050 millones de toneladas de huesos de peces en el océano. Ellos luego usaron la investigación en laboratorio para establecer que estos peces producen alrededor de 110 millones de toneladas de carbonato de calcio por año.

El carbonato de calcio es un material calcáreo que ayuda a controlar el delicado balance de acidez, o pH, del agua de mar. El balance del pH es vital para la salud de los ecosistemas marinos, incluido los arrecifes de coral, y es importante controlar cuan fácilmente el océano puede absorber y amortiguar el incremento futuro en el CO2 atmosférico.
 
Este carbonato de calcio viene siendo producido por los huesos de los peces, un grupo que incluye un 90% de especies de marinas pero no tiburones o rayas. Estos peces continuamente beben agua de mar para evitar la deshidratación. Lo cual los expone a ingerir un exceso de calcio, el cual luego es precipitado en cristales de carbonato de calcio en las vísceras. Luego los peces simplemente excretan estos sólidos calcáreos no deseados,  a veces se denominan “rocas de las vísceras”, en un proceso que esta separado de la digestión y de la producción de heces.

El estudio revela que el carbonato excretado por los peces es químicamente diferente de los producidos por el plancton. Esto ayuda a explicar el fenómeno que ha dejado perplejo a los oceanógrafos: el mar llega a ser alcalino en profundidades menores a lo esperado. Los carbonatos producidos por el plancton microscópico no podrían ser responsables de este cambio en la alcalinidad, debido a que ellos se hunden a profundidades mayores, frecuentemente terminan atrapados en el sedimento y las rocas por millones de años. En contraste, los peces excretan formas solubles de carbonato de calcio que probablemente se disuelven a profundidades menores (por ejemplo de 500 a 1 000 m).

El Dr. Rod Wilson de la University of Exeter (Reino Unido) expresó: “Nuestras estimaciones mas conservadoras sugieren que del 3 al 15% del carbonato de los océanos provienen de los peces, pero este rango podría ser tres veces mayor. También conocemos que el carbonato de los peces difiere considerablemente de los producidos por el plancton. Estos hallazgos podría ayudarnos a responder un misterio que por largo tiempo debieron enfrentar los químicos marinos, pero esto también revela limitaciones sobre nuestro conocimiento con respecto al ciclo del carbono marino.”

¿Qué hay en el futuro?
Los investigadores predicen que la combinación del incremento de la temperatura del mar y el aumento del CO2 generará que los peces produzcan mas carbonato de calcio. Esto es por dos razones: a) las temperaturas mas altas estimularan el metabolismo en los peces, lo que impulsara que todos sus procesos biológicos se den más rápido; b) en incremento del CO2 en su sangre estimula directamente la producción de carbonato por las vísceras.

“Acabamos de rasguñar solamente la superficie del conocimiento de la química y destino de los carbonatos de los peces. Debido a los conocimientos actuales sobre la acidificación de nuestros océanos a través de las emisiones mundiales de CO2, es importante conocer como el balance del pH del mar es mantenido normalmente. Debido al impacto del cambio climático mundial, los peces probablemente tengan una mayor influencia en la química de nuestros océanos en el futuro. De esta forma es vital que esta investigación nos ayude a conocer estos procesos y como esto afectará a algunos de los mas preciosos ecosistemas marinos.”

Este estudio fue realizado por la University of Exeter (Reino Unido), University of Miami (EEUU), University of Ottawa (Canadá), University of British Columbia (Canadá), Centre for Environment, Fisheries and Aquaculture Science (Reino Unido) y University of East Anglia (Reino Unido).

Contacto:
Sarah Hoyle
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
01-392-262-062
University of Exeter

Fuente: http://www.eurekalert.org/