Por: Raúl López
CHIRIQUÍ (La Estrella).- La denominada acuicultura rural constituye no sólo una solución nutricional para áreas de extrema pobreza; sino además un mercado con potencial para la exportación.

De acuerdo a Ángel Cheng, subdirector general de Fomento y Promoción a la Productividad de la Autoridad de Recursos Acuáticos (ARAP), en el área de La Concepción en el distrito de Bugaba, ya se está desarrollando una acuicultura rural, pero de tipo comercial.

En ese sentido manifiesta que existen alrededor de 25 productores de tilapia, quienes han logrado comercializar su producción en el mercado local, se informó.

Señala que en la provincia de Chiriquí hay empresas procesadoras dedicadas a la exportación de peces, que estarían dispuestas a exportar tilapia, sin embargo, reconoce que la producción todavía es insuficiente, aunque aclaró que la idea es caminar en esa dirección.

“Dependiendo del esfuerzo de todos, es decir de los propios productores, del gobierno y de la empresa privada, esperamos tener la capacidad de exportar en uno o dos años a más tardar", señaló.

Cheng sostiene que existe mucho interés de incursionar en la actividad, ya que el mercado es prometedor.

Explica que el costo de producción de la tilapia por libra es de aproximadamente 50 centésimos, mientras que en el mercado el precio es de $1.25, lo que hace que sea una actividad rentable.

Agregó que ya se están haciendo los estudios que permitan financiar a los productores, para ampliar la producción.

Reitera que la tilapia es un producto de gran consumo, con una demanda insatisfecha.

De acuerdo al funcionario Ángel Cheng, Honduras es el principal productor de tilapia.

En el primer semestre del año pasado produjo 32.5 millones de dólares en este rubro.

En Panamá la idea surgió hace aproximadamente 30 años atrás, como una alternativa nutricional en las áreas de extrema pobreza.

Actualmente no se conoce con precisión la cantidad exacta de producción de este rubro a nivel nacional.

Para la producción de tilapia se debe contar con un espacio físico, que mantenga una fuente agua viva, ya sea una quebrada o un río, además de financiamiento.

La producción de la tilapia en Panamá se conoce desde 1942 cuando se inició el cultivo de la variedad jaba, pero no fue hasta 1972 cuando se establecieron los primeros centros de producción a nivel de piscicultura rural o de subsistencia.

Hoy día, la acuicultura asociada a los cuerpos de agua continentales sigue siendo poco desarrollada.

Fuente: http://laestrella.com.pa