La Palma (Canarias 7). El sector de la acuicultura se está frenando en La Palma. El Gobierno de Canarias ha decidido otorgar concesiones administrativas sólo para el engorde de 4.000 nuevas toneladas de pescado. Considera que es la capacidad máxima que puede asimilar el litoral sin sufrir ningún tipo de alteración medioambiental.
La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación del Gobierno de Canarias encargó en el año 2002 un estudio denominado Selección de zonas aptas para la acuicultura. Tramo de Punta de las Llanadas-Juan Graje con el fin de «ordenar, en lo posible, el sector empresarial emergente de La Palma». El mencionado estudio se realizó frente a las costas de los municipios de Tazacorte, Tijarafe y Puntagorda.

En la actualidad, existen en la Isla tres explotaciones de cultivos marinos con una producción conjunta que ronda las 1.600 toneladas. Cinco nuevas empresas habían solicitado al Ejecutivo autonómico otras tantas concesiones administrativas para el engorde de 13.500 nuevas toneladas en el suroeste de la Isla, en el litoral de Tijarafe. A la vista de estas peticiones, la Consejería encargó un nuevo estudio, basado en las conclusiones del anterior, con el objetivo de «evaluar la capacidad máxima de asimilación del medio sin verse afectado de forma no tolerable». Una vez analizados los resultados, se ha considerado que sólo pueden cultivarse en la zona, por el momento, un máximo de 4.000 toneladas, al margen de las explotaciones ya existentes.

Por tanto, admitirá a trámite sólo cuatro de las cinco solicitudes presentadas. La producción total por empresa no podrá sobrepasar las 1.000 toneladas. El citado departamento regional sacó a concurso el pasado 8 de enero las bases para la selección de los cuatro proyectos de explotación de cultivos marinos en el oeste de la Isla, entre Punta Corvina (al norte) y Punta del Moro (al sur), en el municipio de Tijarafe. Las especies a cultivar, en jaulas flotantes, son dorada, lubina, bocinegro y corvina. Cada instalación ocupará un dominio público de algo más de 300.000 metros cuadrados. Las cuatro empresas concesionarias serán responsables del mantenimiento del balizamiento, del seguimiento ambiental y de la gestión sanitaria de las concesiones.

Rentabilidad. Roberto García, de la empresa Acuibag, con sede en el puerto de Tazacorte, considera que el Gobierno de Canarias, con las condiciones impuestas a las nuevas explotaciones, «está frenando a un sector nuevo que tiene un gran futuro no sólo en La Palma sino en Canarias». Con la producción actual, que ronda las 1.600 toneladas, explica, «hemos creado unos 45 empleos, y nuestro objetivo es llegar a exportar 15.000 toneladas». En su opinión, el límite de 4.000 toneladas acordado por la Consejería es «una reducción bestial». Actualmente, agrega, «en cualquier empresa, lo que prima es la viabilidad económica, y un proyecto de 1.000 toneladas no tiene mucho sentido». «Nos parece ridículo que se frene el sector de esta manera» en «una isla pequeña, sin apenas recursos, que vive casi exclusivamente del plátano», afirma.

El pescado que se cultiva en La Palma supone el 12% aproximadamente de la producción regional. Tres empresas están dedicadas al sector: Acuibag, que engorda 125 toneladas de pescado; Acuipalma (1.000 toneladas) y Acuihope (350). Las cinco iniciativas que se habían presentado pretendían producir, conjuntamente, 13.500 toneladas.

En el norte de Europa, expone Roberto García, «se considera ya la acuicultura un sector de producción sostenible, mientras que en Canarias pensamos lo contrario».