PUERTO MONTT.-  Luego que los estados de México, Jalisco y Sonora han recibido el respaldo de Fundación Chile para la acuacultura, Baja California podría ser pronto la cuarta entidad mexicana que reciba apoyos internacionales para el cultivo de especies con ventajas comerciales.

Lo anterior trascendió este miércoles, durante un encuentro de productores ensenadenses con Alberto Augsburger B., Jefe de Proyectos y Servicios de Acuacultura de la Fundación Chile.
Al igual que Augsburger, Jorge Gómez Aranda, Gerente General de la Fundación Chinquihue, hicieron un reconocimiento al modelo de producción que ya se trabaja en Baja California, donde sólo hace falta consolidar la rentabilidad de la tecnología en el mercado.

“Debemos reconocer que un modelo de producción funciona siempre que la tecnología es comerciable”, dijo Augsburger, quien al igual que su colega manifestó su disposición de acudir a Baja California y colaborar con la industria acuícola.

Al respecto, el Secretario de Pesca y Acuacultura de Baja California, César Mancillas Amador, destacó que el Gobernador José Guadalupe Osuna Millán está interesado en aplicar nuevas políticas públicas necesarias para acelerar el desarrollo de la pesquería y la producción en cultivo.

Con acuerdos estratégicos como este que se propone con organismos chilenos, la dependencia estatal podría atraer un apalancamiento para el trabajo que desde hace décadas vienen realizando el Centro de Investigación Científica y Estudios Superiores de Ensenada y la Universidad Autónoma de Baja California.

Destacó que para fortalecer la producción tienen que desarrollarse acciones que mejoren los procesos de larvas y semillas, alimentación de las especies y el ordenamiento pesquero y acuícola.

En Chile, según trascendió en reuniones de trabajo y visitas a centros experimentales este miércoles, se ha entendido la importancia de afrontar conjuntamente los desafíos de la innovación para la competitividad.

Por la mañana, los productores del sector social y la iniciativa privada en Baja California se reunieron con Hugo Escobar León, Ejecutivo de la décima región de Innova Chile, dependiente de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo), agencia de desarrollo productivo del Gobierno chileno.

Escobar habló de la importancia de unificar criterios de manera abierta, pronta y expedita para el mejoramiento de la producción, y les dijo que “la gestión del conocimiento hay que hacerla entre todos”.

Dijo que con ese criterio se ha logrado que en Chile muchas empresas privadas surjan de manera enérgica, responsable y globalizada para impulsar proyectos de alto impacto, con decisiones tomadas en las regiones, dentro de un criterio descentralizado.

Estimulando el sistema emprendedor, explicó, se puede elevar la competitividad de la economía, y así se han consolidado aquí tres “cluster’s” internacionales de fruta, minería y acuicultura, con el respaldo del Comité Nacional de Innovación.

Hugo Escobar definió la innovación como “la que logra la transformación de idas o conocimientos en nuevos bienes o servicios, procesos, métodos de comercialización u organizacionales capaces de representar un negocio, y eso implica transformar una cultura”.

“Innovación es un cambio cultural”, insistió, y para eso se debe potenciar la transferencia de tecnología especialmente a las micro y pequeñas empresas.

También felicitó la idea de la misión ensenadense para salir a conocer otras experiencias a donde sea necesario.

Después del medio día, la comitiva ensenadense fue guiada por Roberto Flores Aguilar a lo largo de la Ruta de las Empresas para los Servicios a la Acuacultura, al sur de Puerto Montt, donde también se cultivan el salmón.

Flores Aguilar estudió en Baja California, y ahora se dedica a la asesoría científica para la acuacultura en esta región chilena.

Ahí la comitiva acudió a la estación experimental Quillaipe, de Fundación Chile, donde especies como la merlusa, el abulón y robalo desde hace aproximadamente 12 son sometidas a investigaciones y tecnologías aplicadas al mercado

Asimismo, acudieron a una granja donde se cultiva el “Turbot”, una especie que se exporta a Europa muy similar al lenguado, además de otras variedades.

Fuente: http://www.ensenada.net/