BRUSELAS (EFE).- La Comisión Europea (CE) reconoció hoy que no tiene capacidad para llevar a cabo inspecciones y evaluar el impacto ambiental de las explotaciones de acuicultura en países fuera de la Unión Europea.

 

En respuesta a una pregunta por escrito del eurodiputado español Daniel Varela (PP), el comisario europeo de Medio Ambiente, Stavros Dimas, explicó que Bruselas sólo podría controlar las producciones a través de acuerdos comerciales con los países implicados.

La CE asegura, en cualquier caso, estar a favor de que haya "condiciones de igualdad entre los productos de la acuicultura de la UE y los importados" y que las inspecciones serían "coherentes" dentro de la normativa actual de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

El parlamentario popular había solicitado al Ejecutivo de la UE información sobre los controles de las explotaciones extracomunitarias debido "al impacto que están teniendo las importaciones de pescado en la industria comunitaria".

Varela criticó hoy en un comunicado a Bruselas "por cruzarse de brazos mientras hay miles de empleos afectados en Europa por las importaciones a bajo precio de productos pesqueros procedentes de piscifactorías cuyas condiciones de producción desconocemos".

"Lo que está claro y deben saber los productores y los consumidores europeos es que Bruselas no garantiza, de momento, que los productos de piscifactorías de países terceros cumplan las mismas normas que los de aquí", recalcó.