El incremento de la temperatura del mar presenta un desafío significativo para el salmón de Tasmania. Pero la industria confía que el salmón se puede adaptar.

El informe de la Tasmanian Aquaculture and Fisheries Institute y CSIRO Climate Adaptation Flagship confirmó que las temperaturas en las aguas del sur de Tasmania podría incrementarse en 1 a 3 grados para el año 2030.

En la actualidad, las temperaturas del agua en Tasmania ya se aproximan al límite superior para el salmón, el cual causa estrés, enfermedades y muerte.

“El incremento de la temperatura del agua asociado con el calentamiento global podría incrementar el estrés termal y el consecuente riesgo de brotes de enfermedades,” dijo el co-autor del informe Alistair Hobday.

Pero el informe hallo que la industria de US$ 272 millones, que produce 26 000 t de salmón al año, se viene preparando bien para superar los efectos del cambio climático.

“La industria ha emprendido un programa de reproducción selectiva y selección en base a la tolerancia de la temperatura y enfermedades,” destacó el líder del proyecto Stephen Battaglene.

Se han despertado las preocupaciones por los niveles de antibióticos usados para tratar las enfermedades de los peces que se incrementan por el aumento de la temperatura. Alrededor de 80 t de oxitetraciclina o OTC se han usado en los últimos cuatro años.

El funcionario Pheroze Jungawalla, de la Tasmanian Salmonoid Growers Association, resaltó que el informe ayudará a la industria a adaptarse.

A pesar de los desafíos, la industria tiene planificado duplicar su producción en los próximos cinco años.

Fuente: The Mercury