La Atlantic Salmon Federation (ASF) y la Salmonid Council of Newfoundland and Labrador (SCNL) están preocupados de que el Gobierno de Newfoundland y Labrador fracase en implementar la legislación y en actualizar y completar los planes de gestión y códigos de practicas que son necesarios para aportar un orden y sostener la expansión de la acuicultura del salmón del Atlántico.

“Esperamos que el Gobierno provincial preste atención al informe del Auditor General de Newfoundland y Labrador, en donde se presenta la deficiencias en la gestión actual de esta industria, y tome medidas para mejorar. Esta industria puede tener serios impactos negativos sobre las poblaciones silvestres de salmón, y el informe del Auditor General confirma que nuestras preocupaciones con respecto a que la industria acuícola se expanda a las bahías d´Espoir, Fortune y Placentia, están justificadas,” explicó Don Ivany, Director Regional de ASF.

Es desalentado que el Código de Contención es deficiente debido a que falta de medidas adecuadas de contención lleva a que las jaulas se rompan y los salmones escapen. Estos resultados en las interacciones con el salmón silvestre en los ríos salmoneros cercanos y amenaza la supervivencia de estos peces. Hubo una notable reducción en los retornos a los ríos cercos a los sitios de acuicultura, como los ríos Grey y Conne.

Las interacciones negativas entre los salmones de cultivo y silvestres vienen siendo documentadas científicamente, además incluye interacciones ecológicas e impactos genéticos del inter-cruzamiento.

Fuente: Fish and Fly