(Once Noticias).- México es uno de los países con mayor diversidad biológica en el mundo, tan sólo en nuestro país se encuentran entre 10 y 12% de las especies conocidas por la ciencia. Además, es uno de los que más producción pesquera realiza al año.

Entre las principales especies que se atrapan en los mares mexicanos están el camarón, la mojara, el atún y la sardina.

A pesar de que la pesca ha sido sustentable en México, esto podría cambiar en los próximos años debido al calentamiento global.

De acuerdo con los científicos, el cambio climático está propiciando que los peces se alejen de las costas donde tradicionalmente eran atrapados, por lo que ahora los barcos deben ir cada vez más lejos para lograr mejores niveles de pesca.

Miguel Ángel Cisneros, director del Instituto Nacional de Pesca, dijo: “el impacto sería aún mayor, porque entonces ahora no sólo se tendrían que desplazar más lejos, sino que posiblemente encontrarían menos capturas”.

“La temperatura del agua de los océanos está subiendo, esto está perfectamente demostrado, está medido, y muchas de las especies se están desplazando hacia aguas que hoy tienen la temperatura que solían tener sus originales sitios de distribución”, indicó Adrián Fernández, presidente del Instituto Nacional de Ecología.

Para contrarrestar los efectos del cambio climático, los institutos nacionales de pesca y de ecología desarrollan una estrategia que permita la explotación sustentable de la pesca.

Esto es a través de un sistema llamado acuacultura, que consiste en la producción de especies acuáticas en espacios cerrados y controlados como presas y lagunas. Este método podría sostener parte importante de la pesca en el futuro que parece incierto.

“Cómo vamos a hacer para soportar las pesquerías sabiendo que el 80% de ellas están al máximo sustentable, lo cual significa que si no las cuidamos se nos pueden colapsar”, señaló Miguel Ángel Cisneros.

En la acuacultura se pueden producir sardinas, camarones, abulones y langostas, actualmente este sistema es el sustento de un millón de familias mexicanas. Por lo que podría ser un buen método para asegurar el futuro de la pesca.

Fuente: http://oncetv-ipn.net